La nueva visión


Sopló sobre mis ojos,

impregnó estos de fugaz visión

¡Oh, quien pudiera ver así eternamente!

*

Lo vi

petulante en la cima de sus verdades,

desnudo en sus espaldas.

*

Desdoblar el espacio

y ser ajeno a la vergüenza,

algo efímero y de nuevo aquí.

*

Belerofonte rapaz vuela

sobre la cuna de mis temores,

se precipita sobre mi.

*

Me intimida su historia

su pasado me indica lo correcto,

me dispongo a sangrar el veneno.

*

Sobre mi máximo sitio reposo

acuno mis manías,

ansío las nuevas respuestas.

Anuncios

La verdad y la muerte. Pt.2


Yo desconozco

la sensación continua

de la sangre calma,

de la mente tan tibia.

*

De todos los días

casi todos en mi vida,

la lágrima amenaza su escape

con esa cotidiana presión sobre mis ojos.

*

¿Tendré enferma la vista?

que la melancolía acurrucada

se me duerme en el cuello

y amanece en mi espalda.

*

Tal vez enferma esta mi vida

tal vez enferma está la vida,

y virulento se pasea el espectro corrupto,

parido de la humanidad misma,

antiguos dioses de carnes podridas

que nos gobiernan desde ultratumba

injusto sucede desde antes de vivir.

Lo que realmente es.


Si pudiéramos ser

lo que realmente somos,

la verdad que se yergue

se desplomaría.

*

Si pudiera usted ser

lo que le oculta al mundo,

lo depravado el agua

y hasta lo impío a todos

le quedaría chico.

*

Si todo comenzara ahora

mientras sus ojos corren estas letras,

haría un lado los libros, lo sacro,

obligaría a mis ojos somnolientos

a perseguir su sombra,

su verdadera historia.

El campo gris.


Nuestras hojas de otoño

despellejadas en verano,

el olvido punzante cala su forma

reseca y quebradiza, sin vida.

*

El campo llano advierte

no habrá cosecha,

las semillas vuelan

sobre la piedra mueren.

*

Los surcos y el terreno arcilloso

dan el mensaje claro,

el trigo muerto la luna alumbra,

con su inocente y pálida luz espectral.

*

Los últimos brotes

arrancados en la tarde de ayer

presagian,

olvido, recuerdos y claveles.

*

Si sus ojos frotaran esa imagen,

detengase a un costado,

contemple y alimente

fantasmas que aguardan,

la historia que no fue.

El banquete


La enfermiza dosis

que me aplica el mundo,

duplica el volumen

y refuerza la carga.

*

Deshago forzado

latentes impulsos,

y entiendo que el mundo

perverso me prueba.

*

La sed y la sombra,

la sal y las gotas,

la fuerza y difícil

frenar de mis ansias.

*

Hay quien me comprende

y es quien me permite,

sus reglas son simples

aguardo el minuto, la hora, el segundo.

*

Desgarra mi mente los hilos que impiden,

lo opíparo en frente

de mis ojos ávidos,

transmiten sabores futuros con exactitud.

Mis disculpas


Perdón por las ausencias

tal vez un par de ojos

extrañan la apariencia,

del trazo delator, corazón rojo.

*

De rojo porque sangra

por fuera algo se escapa,

y cuenta de la amarga

pregunta que me atrapa.

*

Quisiera más que muchos

guiar en las penumbras,

aquellos que perdidos

la ausencia de esperanzas

esperan reencontrar en las mañanas.

Mentir a.


La mentira como la guerra

comparten un acierto,

quien las evita,

a la muerte le esquiva.

*

A la muerte por vida

el que evita la guerra,

en lo vulgar de ser traidores

se nos muere el reflejo.

*

Ya los espejos

nos rechazan sin gestos,

las miradas que posaron mis ojos

son distancia, agrieta la herida.

*

Fue por una mentira

que mi vida ha cambiado,

aquello que tracé, pintado,

esta lluvia en los ojos,

arrastra por la paleta húmeda

el púrpura, el ámbar,

el azul y el blanco.

*

La mezcla se oscurece,

la mentira se cae desde el cuadro

y nos mancha las manos.

*

En vano intentar evitarlo,

más lo corres,

más te pintas.