El hombre pesadilla


Que me consuman los hechos

que me arranque la piel cada mentira,

que mi sangre se derrame ante cada hipocresía

que despierten los hombres pesadilla.

*

Que los sueños se detengan

que el insomnio nos fustigue irreverente,

que el dinero incinere los bolsillos, las cuentas,

que el estómago se cierre de repente.

*

Que pinceles se sequen y quebrajen

que las cuerdas se corten,

que los trinos vocales se enmudezcan

que las salas vacías nos den ecos,

que se extingan los públicos de cada sitio.

*

Que se quiebren las cruces

que sequen las fuentes curativas,

que se borren las páginas nefastas

que se olviden las historias fantásticas

que timados abrumados se hartaron de escuchar.

*

¿Qué precisan los tontos corazones

que pululan la Tierra de este mundo?

*

¿Qué horizonte necesita el alma

para extender la mano sin pensar en los rostros?

¿Qué más nos hace falta para ver el diagrama

perdido del fracaso del hombre?

*

¿Qué será lo que escuche el hombre pesadilla

que lo despierte de su sueño y cambie para siempre?

Mis aviones


Que afortunado soy

te puedo ver, te puedo oír,

desde mis sombras,

posado en el borde

observas hacia adentro y me invitas

a volver a creer,

a saber que tu canto

imparable, orquestal y divino,

llega a mi ventana para decirme

aquí estamos,

ven

el lugar es afuera,

aquí es donde está la vida,

¿Porqué no escuchamos tu canción?

¿Cómo sabrás el árbol que te espera

si tu canción no cantas?

No tengo excusas ni las deseo,

si me vieras

estoy girando incluso sin moverme,

en mis anhelos

estoy allí, con ustedes,

las lágrimas de lluvia son las únicas

que lavan las mías,

y canto junto a ustedes

y ustedes me enseñan,

las ramas se bambolean

los rayos de sol se escapan

envuelven mi mirada

entre mis párpados cerrados

y el fulgor de la esfera magna

me pintan los caleidoscopios que observaba de niño

recostado en el patio,

figuras violáceas e iridiscentes,

¿Cómo pude olvidarme de aquello?

¿De acariciar las hojas de macetas vencidas?

Toda la pintura de mi niñez,

descascarada y blanca

me pintó los ojos de un futuro vacío

y entre mis dedos dibujé en paredes

con carbones antiguos de mi raza vencida,

automóviles y casas,

soñaba con aviones y trepar por el cielo

desde niño quería poseer tu vuelo,

despegar del encierro

siempre quise volar hasta mis sueños,

pero aquí estoy

te agradezco el paseo,

agradezco tu rama y este vuelo,

me enseñaron a cerrar las puertas

y hoy el pomo en mi mano

frío, casi imposible

me separa del patio

pero entre el borde de la puerta

y la pared tan fría

se le escapa a mi casa

un pequeño brillito

de ese sol que pintaba

caleidoscopios míos,

de dibujos y aviones,

de sueños e ilusiones.

Sí, la extraño.


Sí,

la extraño,

y se me parte la espera

como si la piedra de la esperanza

se me viniera encima de los sueños.

*

Una espera donde nada llega

sueños de trazos en el agua,

y la lluvia de lágrimas que cae

los derrota fácil, casi sin ganas.

*

No volveremos,

no estaremos juntos dice el criterio,

pero hay algo que dentro sobrevive

no si se como fuerte guerrero de los mares

o como peste que intenta derrocarme.

Entre deseo y desear


El filo del deseo

corta la tela gruesa de los sueños,

trabajoso, ardua tarea

deviene en la derrota del cuerpo,

la victoria del alma.

*

Saber lo que se anhela

resuena a cosa simple,

¿Tu sabes lo que quieres?

¿Lo que sueñas nace de tu alma?

lo subjetivo en ti es ajeno,

más de lo que crees.

Distancia


Me aturde la distancia y el silencio

no puedo beber la miel que liban tus labios,

el mundo teme por tu falta

la única ausencia que imploro se interrumpa.

*

Recuerda, limítate a las suposiciones

lo que late en mi tan fuerte

rompe cualquier impedimento,

tu lugar, el mío, recuérdalos.

*

Mis ojos buscan incluso hasta la efímera

señal de tus deseos o mensajes,

una luz, una brisa,

cualquiera de estos es mi alimento.

*

Intentaré olvidar las precauciones

sabiendo que algo mal en esto hago,

mis sueños duermen en tu almohada

no fuerzo las ganas que no tengo de olvidarte.

Conexo e inconexo. Subterfugio N°1 bis (De lo bilingüe entre el alma y el cuerpo)


De saberlo indivisible

me retracto,

en cierto modo

el cuerpo es par.

*

En esa conexión

vengo fallando,

pues de mi alma emana

por ella lo sentido.

*

En el onírico pasaje

que recorren las órdenes,

suceden cosas que imposible

me resulta evitar y fallan.

*

En lo que amo me detengo,

controlado involuntariamente

los destinos se acallan

y el yuyal los decora ante mi negativa.

*

No necesito rima cuando desespero

pues el vacío reseco por la ausencia de mi reflejo

yace en silencio forzado y aún me obligo

a continuar ante la burla y la desesperanza.

*

Quizás suceda nada,

tal vez los sueños mueran, el intento, todo,

y lo vano endiose la vulgaridad humana

y nos recuerde que nacimos para no ser nada,

que nada de esto se volverá real pues lo real es inventiva,

el error, la vejez, el desacierto, la traición, somos todo esto

vivimos de la excusa, intentar es vivir y no hay opciones.

*

Somos lo que negamos

y así morimos,

artificial es la verdad y pocos

deciden empujar la gravedad neurótica

que nos construye y nos insufla vida.

Pompa y circunstancia


Grava, desgranada de la gran piedra

cubre el suelo fallido de los hombres,

teñida de musgo artificial

producto de los llantos perpetuos del vencido.

*

Deslizan entre bordes de caliza

los sueños, ingenios de los brutos

la sangre nutre y pudre pero muere

sus portadores observan su retiro.

*

Luego del vendaval metálico

susurran y vagan espíritus sin suerte,

el humo se cuela en las hendijas

las paredes observan, las siluetas se borran.

*

Las charreteras relucen lejos

donde los héroes desconocen,

la gala, la pompa y sacrilegio

el bombo y el platillo silencia los lamentos (débiles llegan)

ahogados en el patio trasero del festín.

 

Soy lo que no ve


Aunque creas que ufano me presento

te equivocas,

estoy aquí como todas las cosas,

inadvertido y perdurable.

*

Recluso del sitio en el que me hallo

como el pilar que solo ve que van y vienen,

y de entre mis ladrillos la voz ronca silva

frases intencionadas de cordura.

*

Aquí en un nuevo silencio

lugar de sueños viejos,

aquí me pienso en lo brillante

sosteniendo los haces de esta luz polvorienta

que tal vez iluminen o distraigan,

que tal vez guíen o hagan sombras,

de las ansias de un loco que desangra

por hacer algo de tanto y puro anhelo.

Desprender


Le digo adiós

a diferencias vanas,

nutro los ríos

que arrasaron borrascas.

*

De cóncavas miradas

soy olvido y sonrío,

tan dulce es el adiós

a corazones tibios.

*

No hay culpa,

la decisión unánime de los sentidos

arrulla el alma,

en veneradas sábanas de seda.

*

Se siente próxima la luz sobre el ser,

que desprende los hilos, la quietud,

las nubes sobrevuelan sueños

son tormenta y también sol.

 

 

Subterfugio Nº 62 – El intento, la culpa y el intento.


Es culpa

el moho en la punta,

el grafito verde.

*

Los sueños resecos

apenas,

pero dormidos por mi culpa.

*

Gran parte de mi pecho

late a ritmo,

sé el lugar.

*

El miedo

es el culpable dicen,

¡Qué cobardía!

hacer la culpa ajena la salida.

*

Sé lo que busco,

sé que está cerca.