Mi mujer ajena


Agradezco la deliberada reacción

de tus olvidos,

del perpetuo y sutil descuido

que desgarró la soga de lo idílico.

*

De tus lágrimas vacuas

se regó la pena,

se embebió el presente

dibujando sombras en los anaqueles.

*

Y en mis recorridas

de mil soledades,

nunca te encontré

fragmentaste hasta la última

estela de sabor y perfume.

Anuncios

La última mariposa


Asomó por el borde y voló

desde el agujero en mi pecho,

la última de ellas abrió vuelo

hermosa mariposa y delicada.

*

El eco de las lágrimas

retumba en la sala,

como cuencos que vibran

hacen fuerte el silencio.

*

No más discusiones,

no más promesas,

solo el marco vencido

de antiguas siluetas en el espacio.

*

¿Dónde estoy en realidad?

Se que éste es mi cuerpo

pero, (definitivamente)

¿Donde reposa mi ser penitente?

Primera muerte


Las hojas se desprenden

de forma irremediable,

la unión vencida

por la savia reseca.

*

La mirada cae

con el vaivén de ella,

intenta balanceandose

retrasar la caída.

*

La verdad; inevitable,

sentencia predecible

pende del cuello

donde la humedad de lágrimas antiguas,

engrosan cada eslabón herrumbrado.

*

El rostro fijo, inmóvil

los músculos duelen

y el silencio guardado;

aún golpeando el pecho,

se mantiene callado.

Espacios


Aquellos que mayor

respeto les merezco,

son los espacios.

*

Comienzan donde risas apagadas

aturden de silencio el alma,

recuerdan acechantes sus colmillos.

*

Se prolongan como filas,

aquellas que demoran lo que ansía

aquel que la practica.

*

Y el final que no llega,

puesto que arrastro como un bolso

con botellas de vino intercambiadas,

en donde en vez de uvas purpúreas

rebosan de resecas lágrimas

este trayecto pesaroso.

*

Por eso lo respeto,

pues es largo y humano el recorrido,

y no es culpable esta quimera,

es la pasión y el desafío

de jugar lo sentido

y vivir el martirio.

Culpas. (Exilio inminente)


 

Me sentí obligado

a transformarme

en el monstruo que tanto evité.

*

Te golpeé con la lengua

y la mentira,

para arrancar mi corazón

de tus entrañas.

*

¿De que otra forma yo podría?

si por ti misma era imposible,

la culpa se licua,

sangre y lágrimas se arremolinan

vertiéndose por la rejilla de la ducha.

*

Nadie sabrá que aún te amo

parece extraño,

pero aunque la distancia es necesaria

el sentimiento yace,

en alguno de mis rincones sórdidos

como maderos olvidados encendidos,

y su náufrago trepado a la cubierta

de aquellos remeros navegantes que pasaban.

Si usted fuera lo que dice ser. (Digamos padre)


Si no sabes

lo que vale un niño,

te haré pagar,

dijo una madre.

*

Si tu obvias

cada llanto (sus lágrimas),

te haré pagar,

dijo otra madre.

*

Si tu crees

que tu astucia te liberará,

te haré pagar,

dijo su madre.

*

Si tu ríes

descansando sin pensar,

lo digo yo, un hijo,

te hará pagar,

aunque la vida

cualquiera de ellas

tenga que dar.

Tu miel


Le advertí lo posible

empujó con sus dedos sin oírme

las agujas del reloj enfermo.

*

Lo percibió asombrada,

estupefacta y sensación de ahogo

la miel negra caía sobre su cabeza.

*

La escuché gritar y silencio

su perfil cubierto y oscuro

me impedía acercarme.

*

Las moscas tentadas por la melaza

sucumbieron por el negro perfume.

*

Crisálida funesta

el nuevo recinto,

lágrimas oradan

las paredes de encierro.

*

¿Será la pena suficiente

al arrepentimiento?

¿Le dará tiempo al cuerpo,

a las libertas ansias?