Frankenstein o “Hazte la idea de a pedazos”


Con el cuchillo de la palabra en la mano

me cerceno en donde cada parte de mi ser cambia de forma,

los enteros ficticios nos presionan

no sabíamos que eramos un montón de partes.

*

A los que odian les arrojo mi alma

un sangriento festín que les produce arcadas,

la carne magra y sana de mis pensamientos

les inundará con la sangre caliente las cobardes entrañas.

*

Quizás ya es demasiado tarde

pero si todavía puedo pensar, puedo elegir,

elijo caminar por el intento y morir a los pies del resultado

sólo yo soy dueño de mi muerte,

el cese de mi existencia, barato, no me preocupa

el cuerpo que arrastro suele fallar tarde o temprano.

No puedo respirar (Crónicas de Minnesota)


No puedo respirar,

las reglas del juego

nos dan desventaja

la sordera crónica continúa.

*

Por favor, sáquenme de aquí,

alguien agota mi tiempo

no puedo decidir,

corro detrás de las carrozas.

*

La sangre y la saliva

dibujan en el asfalto

la pregunta muda,

¿Seremos parte alguna vez

de un mundo justo?

*

Mis colores están en su caja

las formas en la naturaleza,

las ideas que flotan sin espinas

deberían pulular en los jardínes.

*

Millones pierden la oportunidad

el tiempo es poco,

las promesas vetustas se maquillan

la verdad debe ser inmediata para todos.

Reflexiones desde el encierro.


Nos obligó a detenernos lo suficiente para darnos cuenta que poco de todo lo que hacemos tiene sentido, ¡sí! hoy no tengo poesías, ni haikus, ni esperanzas, estamos en la casilla de salida, asomando la cabeza, esperando el disparo para salir corriendo y ganar, ¿Para ganar qué?, los animales festejan este encierro, las aguas se vuelven transparentes en nuestra ausencia, ¿Ven el error?, los veo preocupados por volver a la vida de la duración, a la vida de la existencia, a la vida del durar, tristes por no poder volver a los viejos hábitos, ¿Dónde posan la vista? ¿Desde el confinamiento que es lo que ven?, los leo, desesperan por volver a las tiendas de comidas rápidas, a los viajes intercontinentales porque “viajar es todo”, sobrevolando miserias, favelas y villas pero aterrizando en reducidos escollos de playas exóticas o lugares de culto oficializados por nuestras queridas redes sociales, redes que nos prometieron a su llegada el estar conectados, más cerca estés donde estés y ¡Sorpresa! ahora estás encerrado y parece que no estamos tan conectados, ¿Abrazos virtuales?¿Besos a distancia? ¡Dime que es lo que más disfrutas de esta tecnología y te diré quién eres! Las legiones de acólitos ciegos y ensordecidos, fanáticos apolíticos y militantes soportan con placer los lineamientos del partido como si cargaran la cruz del Cristo, ese morbo de escuchar, apagar la subjetividad y repetir para ser aceptados por el grupo sectario del cual son parte y así, y así son parte, porque eso es lo que importa, jugar del lado del que siempre gana, no importa lo que hagan, no importa lo que oculten, ¡Eres un ganador y eso debe ser bueno!

Dirán ¡qué pesimista!, yo les digo realista, nada tiene sentido si volteamos frente a nuestros semejantes, si le damos la espalda a esta esfera gigante que nos dio la vida y el espacio, somos de los inquilinos que tiene sin duda los peores, te invito a que todo este texto sea mentira, ¡Vamos! demuestren que todo esto es mentira y cuando se levante la barrera y oigan el disparo salgan caminando, sin la intención de aplastar al de al lado, sin preocuparse por el premio mayor, escupan cada letra de este ridículo que escribe y muestren sus móviles anticuados con orgullo, olvídense de creer en los diarios, en los anuncios y que poco les importe que su comida llegue volando, demuestren que son buenos cocineros, acallen a este insoportable veedor metiche y deslúmbrenme conociendo el origen de los beneficios (pocos) laborales que hoy desconoces y que tienes, ámense sinceramente y dejen de creer que millonarios lloran o velan por ustedes, desempolven las herramientas de la pregunta que duermen en el ático de la conciencia, recuerden como era extrañar el calor de los abrazos, sean conscientes y compruébenlo ustedes mismos que aquellos que duermen entre cartones tienen un corazón y sueños muertos en el pecho que los enferma, pregúntense mucho, pregúntense todo, dejen de creer que las cosas “son como son”, caminen hacia atrás y obsérvense a ustedes mismos desde sus espaldas, desde la altura de la basura que genera el egoísmo, la pirámide más grande creada por los hombres, con cimientos de barro y basura que nos separa de la vida y de la humanidad ¿Recuerdan esa palabra? recuérdenla porque seres humanos ya no somos, porque seres humanos es otra cosa, algo que nos hicieron olvidar, algo que nos olvidamos por comodidad, yo estoy equivocado y me pongo primero en la lista, no me importa ser la cara visible.

Desde aquí, desde el encierro y con los dedos entumecidos arrojo este papel, en la botella virtual que espero cruce las aguas y llegue a tus manos porque quiero empezar a ser humano, quiero ser entre todos, porque en la soledad sólo me escucho a mi refunfuñando, como loco, como un duende en la cueva de los lamentos.

La muerte es exacta, inevitable, somos finitos e ineludibles al adiós definitivo, dime: ¿Cómo puedes ser feliz desde la indiferencia total?

Una idea en común debería rebasarnos, una idea desde el corazón y el pensamiento y estoy seguro que si lo hacemos llegaremos a la misma respuesta: La vida, la felicidad no puede vivirse desde la exclusividad sectaria ni tampoco excluyendo a otros, el verdadero hombre es posible y debemos construirlo, esa idea, esa forma es la que merece el estatus de Dios.

Equivocado


Desde la explanada

usted podrá decir:

“Equivocado,

usted se ha equivocado.”

*

Desde el pozo profundo y embarrado

se alcanza a ver un corazón humano,

frágil y ordinario latiendo

a intervalos esquivos del sutil espacio.

*

Si la muerte es el conjunto de errores

de malas decisiones y conductas nocivas,

¿Cómo puede ser que allí postrado entre la hojarasca

el retumbar de su pasión ensordece las reglas de la moral?

*

¿Cómo se existe si el exacerbado faltante

es motivo de cese en la natura?

Si hay grito en la sangre

no lo creo equivocado,

son muchos los errores del pasado

para decir que tu espacio

no es el correcto,

y si el que amo.

Esas ideas y esas mentiras.


Si la muerte humana

aciaga se avecina,

tal vez usted intenta

darle sentido equívoco a la vida.

*

Se arrumba la conciencia

de ideas secas,

las verdades heredadas

se toman por nuevas.

*

Y el peor de los males se desata

huracanado entre las calles,

se desparrama la semilla muerta

y nada crece entre los hombres.

*

Las venas se hinchan,

se defiende al que ondula detrás de las banderas,

mentirosos excepcionales transforman

los ojos del que oye,

el oasis se ve pero nunca se alcanza.

La verdad y la muerte es una sola.


Ella esta ahí

en mi costado eterno,

como parte de mí

la ignoro cuanto puedo.

*

Me sigue al lado de mi sombra

no me asusta pero se que me mata,

es todo eso que rechazo

lo cierto, lo real, lo supra humano.

*

Y siendo como es y su paciencia

intento disuadirla de reojo,

algún día de pena máxima

sucederá el error de los errores

y moriré tan frío más allá de la muerte

en el olvido.

Oda Nº 2 a la gota


Ella cae, involuntaria

se deja llevar por aquello

que a todos nos supera,

quietud en la tierra,

declive en el vidrio.

*

Como todos, el cuerpo

no siempre elige superficies,

por el vidrio la tierra del descuido,

por el hierro el olvido derruido,

y ella pasa, rodando, goteando, cayendo.

*

Así las almas llegan a los rincones

aquellas que resisten por que sienten,

se secan en la grava decididas,

y aquellas temerosas solo lloran,

evitando la muerte, perduran por lástima.

 

Mentir a.


La mentira como la guerra

comparten un acierto,

quien las evita,

a la muerte le esquiva.

*

A la muerte por vida

el que evita la guerra,

en lo vulgar de ser traidores

se nos muere el reflejo.

*

Ya los espejos

nos rechazan sin gestos,

las miradas que posaron mis ojos

son distancia, agrieta la herida.

*

Fue por una mentira

que mi vida ha cambiado,

aquello que tracé, pintado,

esta lluvia en los ojos,

arrastra por la paleta húmeda

el púrpura, el ámbar,

el azul y el blanco.

*

La mezcla se oscurece,

la mentira se cae desde el cuadro

y nos mancha las manos.

*

En vano intentar evitarlo,

más lo corres,

más te pintas.

La marcha y la última sentencia.


El llanto infinito

permeable en las zonas

boscosas, rocosas,

tan térreas y austeras

navegan al centro.

*

Tan lento y antiguo

vagar con destino,

de vida y de muerte

libertos conscientes

no desean más suerte,

liberan sus mentes

las causas atroces.

*

La marcha costosa

prosigue en sollozos,

desgarra la carne terrestre

tiemblan los cimientos,

aquello impoluto,

terrífica muestra.

*

Un Rey indolente

merece mazmorra,

donde la avaricia, el ego,

cambiaron las cosas

las almas, la sangre,

se encuentran con estos

unidos llegando

al centro desvelan

libertad no es misterio.

*

La química humana,

temor de temores;

la muerte, el dolor,

púrpura derramado,

el mar de los ojos

quebrándolo todo,

dictando sentencia

sin miedo a morir

por pura consciencia.

*

El núcleo se parte,

todo se reinicia,

de alguna manera

todo cambiará.

Tará tara tá ta, tará tarará.


Fatídico Sol

reposa en mis manos,

no quema porque

mi frío inhumano.

*

Mi piel insensible

curtida en la sal,

no sabe de amores

conoce del mal.

*

La suerte mediocre

me muestra lo dulce,

ajenos sucesos

parecen correctos.

*

No giro ni tuerzo

mi vista en la vida.

*

Así y todo entiendo

que de tantos cuentos

quedé confundido,

la muerte, los éxitos,

son falsos impuestos.

*

Y nacen princesas,

y nacen machitos,

sino cambian nada

preparen la cara.