La estructura del cuerpo


Arremete ante lo incompleto

de esta horadada y polvorienta,

cantina de pilotes rancios

ráfagas de olvido y hojarasca.

*

Sin paredes tuerce lo que queda

el viento lo hace lento pero llega,

quien clama sibilante desliza el enojo

olvida que el origen es causa de todo.

*

Es tiempo de pedir y prometerse

que el agua y el cemento han de mezclarse

y agobiarán a las tormentas venideras,

darán al corazón el fuego

y al alma ese reposo entre los huesos.

 

Anuncios

Oda Nº1 al Agua


¡Oh Agua!

que recorres el río

y golpeas las piedras,

que te acercas de a poco,

atraviesas las fauces

de agitados peces,

escapas por sus branquias

y ruedas impelada

agitando el fondo,

revolviendo la tierra,

desorbitando caracolas,

agitando los cuerpos

oliváceos de diminutas plantas,

llevándote contigo las hojas

viejas que se sueltan.

Así tu vienes y te acercas,

eres una y a la vez todas

y esculpes los costados,

el suelo acuoso,

todo lo transformas a tu paso

según tu carácter o energía,

y al final del día

te escurres al cubo de madera,

reposas mansa y apacible,

te viertes desnuda en el vaso

y me recorres hasta colmarme

de tu fresco cuerpo y aroma

se nutren mis desiertos.

 

La mar


La espuma se seca,

la sal se compacta,

las huellas se borran

sobre otras, recuerdo.

*

La brisa temprana

la manta agua y verde,

caranchos, zorzales,

gaviotas reclaman ofrendas.

*

Las rocas foráneas

se mezclan forzosas,

el mar las recibe

las pinta de verde.

*

Lo oscuro del agua, lo humano,

se lavan conciencias, los restos,

pululan rodeando burbujas,

evitando el fondo, muy humano.

Desencantado


Se sabe de que piedra brota el agua,

es en ese instante cuando juega el pasado

de las historias de prelados, caballeros y doncellas

que traspasamos todo por la cizalla y trueca

lo inverosímil al presente y lo pervierte,

y continuamos dando errores sobre soluciones

te quedas con él, con ella,

sabiendo que el sello lacrado es lo importante de las hojas,

de aquellos relatos, solo eso,

el final, la muerte en guillotinas,

olvídense de héroes a caballo,

estamos en la era del dragón sobre la tosca,

donde la peste nos consume sin doctores,

donde a los justos se los trata como a perdedores,

morirse es tal vez digno al paradigma

sentado en el pasado tan deseado

que a fin de cuentas fue lo mismo,

pero mal contado.

 

Dejar crecer


Cada gota de luz

cada gota de agua,

dejo que queme,

dejo que bañe

de refulgente

vital a la semilla.

*

Yo no la observo,

yo no la bebo

dejo que azote,

dejo que ahogue

de la energía

el mundo necesita.

*

Muerto fue un hombre

muerto una vida,

deja la sombra

deja cenizas.