De las partidas


La mirada imbatible

derrumba mi coartada,

es así, te observo

te extraño y te deseo.

*

Mi corazón late pidiendo

saber si en mi tu piensas,

¿Será que mi dibujo

ya ni sombra contornea?

*

Se desprende apesadumbrado

el recuerdo del bolsillo del alma,

el abrigo del corazón herido

el recuerdo de la vuelta a la soledad.

*

Así te vas, ligera

y entre mis ojos tu partida borrosa,

eterna pues en mi

el adiós transcurre infinito.

 

Anuncios

Limitaciones


Si supiere que el tiempo

es corto y preciso,

cercano y tajante

reseco de virtudes,

advertiría a ciertas emociones

su expresa voluntad en breve.

*

De saber el final

de ciertos hilos en mi historia,

precisamente el plazo

no olvidaría

decirle a cada uno lo correcto.

*

Los amores con dudas

sujetos al mensaje lo sabrían,

si supiere que el tiempo se termina

los miedos serían obligados,

deberían actuar antes de lo pactado

que en su momento nunca es lo correcto.

*

Si del tiempo las sombras fueran menos

las desdichas sin razón se morirían,

a lo sumo por pocas su poder mermaría

y de la vida corta una estancia querida

haga la nueva forma de medir los suspiros,

los errores franqueables por fin merecidos.

 

Sueño programado.


En un baldío cuelgan

sin reparo

las memorias resecas del olvido

son mías y lo ignoro.

*

Su guardián inconsciente

me observa a la distancia,

en las vigilias afortunadas

sólo me acerco.

*

Su campo cubierto de hojarasca

rodeado de rosas rechazadas,

me delata,

o creo que me advierte.

*

El aire turbio me ahoga

y caigo de rodillas

me veo reflejado

me invito a sumergirme.

*

De allí me fui

me atravieso en corrientes

húmedas de luces vívidas,

me conozco fugaz y me despierto.

Verde en Invierno


Se pinta de verde

la calle que pide,

los padres ocultos

preparan espejos.

*

Las luces intentan

cegar a la gente,

entonces resuelven

pintarse de verde.

*

Con argucias vanas

deciden por ellas,

neosupersticiones priman

en un siglo veinte medieval.

*

El pasado imborrable

los recuerda cómplices,

nosotros también

sabemos quiénes son.

*

Un pañuelo verde será

aquél que diga a cada una

LIBERTAD!

Conexo e inconexo. Subterfugio N°1 bis (De lo bilingüe entre el alma y el cuerpo)


De saberlo indivisible

me retracto,

en cierto modo

el cuerpo es par.

*

En esa conexión

vengo fallando,

pues de mi alma emana

por ella lo sentido.

*

En el onírico pasaje

que recorren las órdenes,

suceden cosas que imposible

me resulta evitar y fallan.

*

En lo que amo me detengo,

controlado involuntariamente

los destinos se acallan

y el yuyal los decora ante mi negativa.

*

No necesito rima cuando desespero

pues el vacío reseco por la ausencia de mi reflejo

yace en silencio forzado y aún me obligo

a continuar ante la burla y la desesperanza.

*

Quizás suceda nada,

tal vez los sueños mueran, el intento, todo,

y lo vano endiose la vulgaridad humana

y nos recuerde que nacimos para no ser nada,

que nada de esto se volverá real pues lo real es inventiva,

el error, la vejez, el desacierto, la traición, somos todo esto

vivimos de la excusa, intentar es vivir y no hay opciones.

*

Somos lo que negamos

y así morimos,

artificial es la verdad y pocos

deciden empujar la gravedad neurótica

que nos construye y nos insufla vida.

A la espera del futuro ayer.


Después de ti

me sacudió el abismo,

me arrancó todo

sin permiso.

*

Desértica y nequicia

mi vida con los días,

las flores ya marchitas

el tinte desangrado por la herida.

*

Deambuló mi cuerpo

por la ciudad vacía,

mi alma perdida

de a tanto la seguía.

*

Desde ayer y desde hoy

tal vez mañana si se atrasa,

ansía aquel momento

en donde los colores

se arremolinan cristalinos,

esperando el pincel de la palabra

y dibuje mi amor en tus espaldas.

Lo voy a lograr


Hay una parte perdida

que siento necesito,

gira en falso el mecanismo

y drena mi potencia.

*

El deseo no alcanza

es mirar por la ventana,

es quedarse dentro

esperando el día que no existe.

*

Cadenas etéreas me abrazan

mis hombros las cargan,

todo se rezaga indescriptible

y lastimoso el resultado.

*

Mis palabras como miel

se cuelan en mis oídos,

caen por el centro vacío de mi alma

y no me dicen nada.