Chacal


Sumergido me interno

en la desidia humana,

envuelto en la barbarie

con los ojos puestos

en el pináculo del egoísmo.

*

De la fálica piedra

brota la bilis necrosa,

los que profanan nuestra arquitectura

la tragan mientras pueden,

pisoteando a sus súcubos cómplices.

*

Cuando el banquete mórbido cesa

el horror camina por sus rostros,

pues su abdómen henchido palpita

y las sonrisas vuelven mientras defecan,

el río pútrido que yace lo transporta.

*

Riegan los campos del hambre,

las heces dispersas a sabiendas

de  aquellos que sembramos sin alma,

enfermos indefensos a la fuerza.

Venceremos la ignominiosa avaricia del Chacal.

Espacio profundo


Camina por el aire divagando

el pensamiento; extraño que parece,

choca en lo oscuro y los destellos

de una memoria que ayuda cuanto puede.

*

A tientas estas manos; deseando me encuentren,

me quiten del espejo quebrado,

hagan la imagen del reflejo del sueño

que desvela mis días y la vida.

*

Se que existo en un sitio,

se que migra y lo sigo,

el cuerpo es el mapa que recorro

y aunque parece poco

en la puerta del cielo esta mi mente

y el espacio de a poco todo lo gravita.

Pánico


Llegó mientras dormía

y arrancó el equilibrio que quedaba,

el retumbe en el pecho

cerraba los canales del aire que faltaba.

*

En lo oscuro lloraba,

en lo oscuro moría

de manera real y la agonía

de saber en el fondo que es mentira.

*

Ella juega conmigo y corre el tiempo

el tic tac presuroso

de la sangre que frena o se acelera,

ganar o perder de eso se trata,

vivir o morir dando batalla.

Ese lugar secreto


En ese lugar

tu pintas acuarelas,

o dejas el color que trae puesta.

*

El techo da la altura

si el frío ataca lo bajas,

lo subes en verano.

*

Es el diámetro pequeño

cuando pensando estas,

no más que tu memoria en el lugar.

*

Expandes las paredes

pues las visitas sanan,

cuando sobran silencios, carcajadas.

*

Es un lugar sagrado en la montaña

de tu cuerpo rocoso y empinado,

donde en el corazón descansan

y en tu cabeza guardas en la memoria su llegada.

Lo intentarán, no vencerán.


Lo injusto cala en lo hondo

deja grietas y abre un hoyo,

pasa el frío y los decires

de el que pasa y mira dentro.

*

Ese niño pequeño que labora

que deseamos se haga fuerte en el deshielo,

nos empuja a no doblarnos con el tiempo

enjugar las gotas que han caído

y volver por más, desde el cielo o desde el suelo.

*

Los intentos desde afuera (incesantes)

apabullan y desgarran al pensante,

muerde el polvo el que lo intenta,

muerde el hambre el que es cobarde.

24 minutos


Cautiva la carne y tensa

yace,

lo humano se pierde,

la conciencia.

*

Los golpes y la arritmia

insistentes,

lo tenso busca desmoronarse,

el sollozo.

*

Las marcas de fuego se sitúan

repetidas,

los sitios comunes se agitan

se contraen.

*

El desgaste consigue el asedio

penetra,

el río subterráneo se cuela

lo ahoga.

 

 

La estructura del cuerpo


Arremete ante lo incompleto

de esta horadada y polvorienta,

cantina de pilotes rancios

ráfagas de olvido y hojarasca.

*

Sin paredes tuerce lo que queda

el viento lo hace lento pero llega,

quien clama sibilante desliza el enojo

olvida que el origen es causa de todo.

*

Es tiempo de pedir y prometerse

que el agua y el cemento han de mezclarse

y agobiarán a las tormentas venideras,

darán al corazón el fuego

y al alma ese reposo entre los huesos.