Lo que realmente es.


Si pudiéramos ser

lo que realmente somos,

la verdad que se yergue

se desplomaría.

*

Si pudiera usted ser

lo que le oculta al mundo,

lo depravado el agua

y hasta lo impío a todos

le quedaría chico.

*

Si todo comenzara ahora

mientras sus ojos corren estas letras,

haría un lado los libros, lo sacro,

obligaría a mis ojos somnolientos

a perseguir su sombra,

su verdadera historia.

Anuncios

Mi espíritu alerta.


En el momento exacto

sucede instintivo,

evade mi energía

el objeto del caos.

*

Sucede pronto

y yo inconsciente,

dejo a su cargo mi suerte

mi pensamiento alerta.

*

De grandes heridas

o ciertos accidentes me ha salvado,

y yo humano, tosco,

ofrendo estas palabras,

vacías por su naturaleza

con intenciones Dionisiacas.

Valientes


Valiente aquél que desespera

y encuentra la quietud,

que sobrepasa la ignominia

de aquellos que todo descuidan.

*

El sentimiento sofocante,

el sentirse rodeado

de similares pasmosos

encallados en cada momento.

*

Sibilantes lamentos

se desarman en el aire,

la tierra es barro

por aquellos que sudan

aquellos que suman sin retribuciones.

Todos los días, caminos.


Delineadas e intensas

las formas nos envuelven,

nos capturan

inevitable, doblamos las rodillas.

*

Quien busca lo sencillo

emprende un largo viaje,

de malezas y piedras,

de mil penas ajenas.

*

El claro disipa la ira

remonta,

el vuelo del águila,

la libertad primera.

¿A donde ir?


¿Sin conocer la ruta

es mejor andar?

¿Perderse a la quietud?

¿A donde irán mis pasos

si no encuentro un destino?

*

Me pierdo en tantos objetivos

y todos llevan a promesas,

el final reseco se repite

todo resuena ahuecado a cada instante.

*

¿ A donde ir si a nadie encuentro?

¿ Estoy perdido o sólo?

¿ Serán que mis ideas mueren

en semejante clima hostil?

Gira


La rueda gira

ansías alcanzar el tope,

y en el breve minuto de placer

vuelve a bajar,

las fuerzas no alcanzan para sostenerse.

*

La vida humana juega

paga con sangre cada apuesta,

y sueña con el pináculo eterno

el balcón del Olimpo.

*

En este experimento

algo ha fallado,

y creadores y ratones

unos evitan la responsabilidad,

los otros salir del laberinto.

*

La respuesta existe

he descubierto la manera,

el hombre es el problema

su mente gira sin un freno,

somos obtusos, hemos fallado.

¿Que diría?


¿Y si se arrepintiera

aquel que tanto le molesta?

Si declarara: ¡Soy vago y me retracto!

¿Si dijera que ya nunca robaría?

Acaso usted ¿perdonaría?

*

Si ya contento usted ¿aplaudiría?

una vez reformado,

esta escoria ahora limpia,

¿De cual de sus problemas

usted se encargaría?

*

De sus cuatro hijos

el pequeño se enferma,

¿Que remedio al niño le daría?

¿O que se muera pues ya no es su problema?

*

Los ladrones son cosa del pasado

(al menos los de barrio),

ya marcados ¿Donde trabajarían?

de esta parte usted nunca se olvidaría

¿No es así gente querida?

*

¿Si se drogara alguno de ellos

y las ansias; que cuesta controlarlas,

le pidan derrumbarse?

¿En que habitación usted consolaría?

a tantos jóvenes con una vida

marcadas por pasados funestos,

historias entregadas sin reniego.

*

Me es tan fácil soltar la lengua

como a usted las ideas,

¿De que hablamos cuando largamos

el aire sin forma en dirección a todo?

¿Cuantas noches vencidas

producto del desvelo su alma conocía?