De un adiós cuidadoso.


De mis pasillos oscuros

nadie tiene algún recuerdo,

mas que mi piel y mi suerte.

*

De los payasos muertos

podridos en el fondo,

rodeando el álamo.

*

Dejo la casa de madera

de ventanas rotas, tapadas,

el último rechinar de pasos.

*

Por sobre el hombro la observo,

con cierto respeto le digo adiós

a la puerta que espero no volver a cruzar.

*

El silbido del viento

acaricia los tubos enredados

del disonante llamador de ángeles.

Anuncios

Ella vino


Ese día me besó,

me pateó las piernas,

me derribó el montón de estupideces

que acumulé por años,

sentí vergüenza

como si fuera un viejo pelotudo

que se viste de pibe en sus años 80.

*

Ella vino a destruirlo todo

y demostrarme que lo simple

reside sobre el suelo,

y no sobre los rascacielos estúpidos

de arquitectos de testosterona

que en realidad no hicieron nada,

porque aquél que construye

ya ni la duda nadie le voltea.

*

Ella vino y me bebió de un golpe

como un vaso de agua,

me probó lo genérico de mis palabras

y el sin sabor de tanta verborragia.

*

Ella vino y me pegó tan fuerte

que me sentí indefenso,

entre su cuerpo y el mío diferencias

y sin embargo doblegó el legado de mi tiranía.

Dependo


La verdad es que a usted

no le hace falta tanto mi buen día,

yo rodando entre grises negráceos

me cobijo en la suerte de dar con la salida.

*

La libertad completa es el suicidio

solté los lazos del Parnaso pero aún

pendo de la soga de cierta indiferencia,

busco el reemplazo de mi punto débil.

*

Confieso que dependo

de ese esencial néctar

que solo brota de su boca,

que lamento y por él sobrevivo.

*

Así me encuentro

medianamente humano;

fue todo lo que pude,

distante y envalentonado

en dirección a la energía Universal.

Opacidad


Miserable la lengua

que dibuja sueños,

en la distancia

difícil percibir lo cierto.

*

Borrosa es la imagen

que proyecta el espíritu endeble,

preciso es valorar

el núcleo de nuestra integridad.

*

No brilla la opacidad renegada

vidrios astillados se clavan en las manos

aunque la intención sea válida,

lo que muere, dejarlo morir.

Dirección


¿Elegir?

cuando el tumulto se transforma en horda

las palabras se apagan entre pasos presurosos,

¿Es la voz el error?

¿Instrumento sutil de lo mundano?

*

¿De que sirve intentar si no hay un fuego?

¿Si los gritos de socorro se extinguieron?

Los héroes desempleados, deprimidos,

excedidos de peso y calvos.

Los divulgadores científicos desatendidos,

la cultura líquida se cuela por los agujeros del silo,

un alimento antiguo, podrido.

*

¿A donde vamos…que nos espera?

Impertinente añoranza


Y aunque lo intento

soy incapaz,

aquí no cuajan las cuestiones

del tipo que se esfuerza,

ni incluso voluntades.

*

No puedo separarme

de los sentidos profundos,

del latir cotidiano exagerado,

de las pasiones vanales para el mundo

del amor por los seres como antes.

*

Anquilosado cada día

el espíritu encadenado me rodea,

araña irresoluto mi figura

y clama en su universo de lamentos.

*

Mis ojos ven algo que no existe.

Intentar.


Es que no quiero el adiós

y hay algo más que la dicotomía,

en otro sitio se guarda la esperanza

espera como nadie y su paciencia eterna.

*

Es un cuartito de color naranja

en una mesa reposa sobre el codo,

y el plato de chapa vacío

con vestigios de sopa de memorias.

*

Allí mi ser dibuja en las paredes,

las crayolas que se parten ruedan por el piso

y entre trazo y trazo su sonrisa lo emociona

el no sabe que la historia se da bajo sus pies.

*

Es tarde y doy vuelta la llave

me aseguro que te quedes ahí,

duele no dejarte intentar

confía en mi, esta vez es en vano.