Valientes


Valiente aquél que desespera

y encuentra la quietud,

que sobrepasa la ignominia

de aquellos que todo descuidan.

*

El sentimiento sofocante,

el sentirse rodeado

de similares pasmosos

encallados en cada momento.

*

Sibilantes lamentos

se desarman en el aire,

la tierra es barro

por aquellos que sudan

aquellos que suman sin retribuciones.

Anuncios

Ciencias n° 1


—Poco se sabe de la materia que circula en cada mundo, aunque la ventana a ellos, semicircular, parpadee en el segundo donde lentes biológicos coinciden, su lectura es pobre, incluso la lengua más instruida es incapaz de acomodar las palabras que dibujen aquello que ansían discernir.—

74 hoy…(Y millones más ayer.)


Fallamos,

Sí, todos,

aquellos que observamos

ese sólo reflejo de la caja

que obliga a parpadear,

los ojos que esquivan lo ajeno.

*

Y allí,

tendidos en la arena,

húmedos,

lograron lo que usted señor;

y quien le habla,

su cobarde temor

les ha negado.

*

Librarse,

amarse,

soltar,

creer.

*

Los verdaderos héroes

guardianes de la costa,

patrullan la marea

velando por futuros atrevidos.

*

¿ Usted y yo no deberíamos

golpearnos con la imagen desde cerca?

¿O mejor vivir la realidad desde la celda?

La forma de la palabra


El arte de hilar

los vocablos, con el fin

de alcanzar terminales impolutas

en desuso por las morales,

es una práctica Universal poco atractiva.

*

Sus discípulos la descubren

en momentos de eclipse espiritual,

donde el frío se cuela en los veranos,

y quiebran las voluntades más voluminosas.

*

Si la palabra llega de a gotas

es su sabia medida,

provocarle humedad al corazón,

e inundar sus ríos, con la esperanza

que alcancen lo reseco y le den vida.

Panorama


Esto ya no se trata del éxito

se trata de refugiarse,

abrazados

entre los escombros de la sociedad.

*

En las noches correr, besarse y observarnos,

saltar, huir y así evitar ser capturados,

por la maquinaria física y falsamente omnipotente,

esos hilos que atraviesan los ojos,

que direccionan los impulsos

coartando el florecimiento de los sentidos,

volviéndonos fétidas masas

y cómplices de la barbarie por el miedo, el temor a perderlo,

seremos así los bloques que conforman las pirámides de los amos.

*

Necesitamos una explosión de humanidad

que arrase el odio,

las diferencias, y volatilice la pasión,

una pandemia de lógica y amor recíproco infestante.

Catarsis


GRITO
ODIO
GOLPE
MIERDA
CONTENER
AGITAR
NÁUSEAS
RESPIRAR
OBSERVAR
MEDITAR
LLORAR
QUIETUD
FRÍO
SILENCIO
CALMA
PAZ
SUSPIRO

El error


El hombre es la suma de todos los fallos, el hombre nace completamente “errado”, así que el hombre primero se equivoca y algunas o muchas veces después “hace” correctamente. Es hipócrita pues, aquél que semejante, lanza escarnio frente a sus pares, se olvida de quién es, se olvida de los suyos y se es otra cosa; para empezar, no humano.