Diseño erróneo


Trepado por la capa algodonada

teñida de rojos y amarillos,

me hundo en la tarde indiferente

a los ojos de todos que se van.

*

Mi cuerpo ajeno me observa

alejándose (sin quererlo) de mi visión,

mi alma adherida en la imagen

se queda allí hasta otro día.

*

Es libre cuando quiere

o es libre cuando puede,

tal vez tenga mis dudas al respecto

no importa los decires si los cuerpos

son simulacros sellados de la vida,

transporte de materia pútrida.

*

Es la nostalgia otra evidencia

de los cuantiosos errores ingenieros,

aquellos que entre líneas biológicas trazaron

el diseño erróneo, la carcaza húmeda,

esto que nos transporta inútilmente.

Entre deseo y desear


El filo del deseo

corta la tela gruesa de los sueños,

trabajoso, ardua tarea

deviene en la derrota del cuerpo,

la victoria del alma.

*

Saber lo que se anhela

resuena a cosa simple,

¿Tu sabes lo que quieres?

¿Lo que sueñas nace de tu alma?

lo subjetivo en ti es ajeno,

más de lo que crees.

De las partidas


La mirada imbatible

derrumba mi coartada,

es así, te observo

te extraño y te deseo.

*

Mi corazón late pidiendo

saber si en mi tu piensas,

¿Será que mi dibujo

ya ni sombra contornea?

*

Se desprende apesadumbrado

el recuerdo del bolsillo del alma,

el abrigo del corazón herido

el recuerdo de la vuelta a la soledad.

*

Así te vas, ligera

y entre mis ojos tu partida borrosa,

eterna pues en mi

el adiós transcurre infinito.

 

Conexo e inconexo. Subterfugio N°1 bis (De lo bilingüe entre el alma y el cuerpo)


De saberlo indivisible

me retracto,

en cierto modo

el cuerpo es par.

*

En esa conexión

vengo fallando,

pues de mi alma emana

por ella lo sentido.

*

En el onírico pasaje

que recorren las órdenes,

suceden cosas que imposible

me resulta evitar y fallan.

*

En lo que amo me detengo,

controlado involuntariamente

los destinos se acallan

y el yuyal los decora ante mi negativa.

*

No necesito rima cuando desespero

pues el vacío reseco por la ausencia de mi reflejo

yace en silencio forzado y aún me obligo

a continuar ante la burla y la desesperanza.

*

Quizás suceda nada,

tal vez los sueños mueran, el intento, todo,

y lo vano endiose la vulgaridad humana

y nos recuerde que nacimos para no ser nada,

que nada de esto se volverá real pues lo real es inventiva,

el error, la vejez, el desacierto, la traición, somos todo esto

vivimos de la excusa, intentar es vivir y no hay opciones.

*

Somos lo que negamos

y así morimos,

artificial es la verdad y pocos

deciden empujar la gravedad neurótica

que nos construye y nos insufla vida.

¿Que diría?


¿Y si se arrepintiera

aquel que tanto le molesta?

Si declarara: ¡Soy vago y me retracto!

¿Si dijera que ya nunca robaría?

Acaso usted ¿perdonaría?

*

Si ya contento usted ¿aplaudiría?

una vez reformado,

esta escoria ahora limpia,

¿De cual de sus problemas

usted se encargaría?

*

De sus cuatro hijos

el pequeño se enferma,

¿Que remedio al niño le daría?

¿O que se muera pues ya no es su problema?

*

Los ladrones son cosa del pasado

(al menos los de barrio),

ya marcados ¿Donde trabajarían?

de esta parte usted nunca se olvidaría

¿No es así gente querida?

*

¿Si se drogara alguno de ellos

y las ansias; que cuesta controlarlas,

le pidan derrumbarse?

¿En que habitación usted consolaría?

a tantos jóvenes con una vida

marcadas por pasados funestos,

historias entregadas sin reniego.

*

Me es tan fácil soltar la lengua

como a usted las ideas,

¿De que hablamos cuando largamos

el aire sin forma en dirección a todo?

¿Cuantas noches vencidas

producto del desvelo su alma conocía?

 

¿Cuanto más?


Hay una piedra clavada en el desierto

como un mástil,

mi alma ondea apenas atada

un vencido sin amigos o enemigos,

una guerra entre nadie y yo,

una guerra perdida.

*

Ruedan los cantaros al suelo,

tinajas se quiebran y despedazan,

en algún lugar el cuerpo sigue la pendiente

escucho todo el silencio cada día.

*

Sueño con el incesante descanso,

anhelo abubillas recordándome el cielo,

¿Porqué las formas impiden un sitio?

¿Serán deudas ajenas las que pago?

¿Cuanto más es la espera para no esperar más?

RES COGITANS


Siento cada día lo inútil del cuerpo

me ata a él la vida y ciertas perversiones,

es básico y me arrastra,

debo seguirlo, no se puede salir de él.

*

Sueño un ser anfibio,

apacible en el fondo, quieto,

mientras todo gira a su alrededor, sus ojos caen,

su cáscara en realidad, y todo se desprende de sí.

*

La dimensión que me socava se extingue,

los planos se desdoblan pero el cuerpo no pasa,

un periscopio espectral observa tímidamente un azul opiáceo,

vuelve a mi boca y se confunde en la materia.

*

El pensamiento parece fluir con el éter,

radiación propulsada por la energía configurada por el espíritu,

la última representación del hombre y la que deja de ser,

su obra maestra, el alma.