Pánico


Llegó mientras dormía

y arrancó el equilibrio que quedaba,

el retumbe en el pecho

cerraba los canales del aire que faltaba.

*

En lo oscuro lloraba,

en lo oscuro moría

de manera real y la agonía

de saber en el fondo que es mentira.

*

Ella juega conmigo y corre el tiempo

el tic tac presuroso

de la sangre que frena o se acelera,

ganar o perder de eso se trata,

vivir o morir dando batalla.

Anuncios

Culpas. (Exilio inminente)


 

Me sentí obligado

a transformarme

en el monstruo que tanto evité.

*

Te golpeé con la lengua

y la mentira,

para arrancar mi corazón

de tus entrañas.

*

¿De que otra forma yo podría?

si por ti misma era imposible,

la culpa se licua,

sangre y lágrimas se arremolinan

vertiéndose por la rejilla de la ducha.

*

Nadie sabrá que aún te amo

parece extraño,

pero aunque la distancia es necesaria

el sentimiento yace,

en alguno de mis rincones sórdidos

como maderos olvidados encendidos,

y su náufrago trepado a la cubierta

de aquellos remeros navegantes que pasaban.

Sin ella.


¿Que cadena podrá

retener las ansias

de besar tu boca,

de alcanzar tu cuerpo?

*

¿De que reglas hablan

si de amor se trata

cuando pienso en ti

y me piden calma?

*

¿Buscan las palabras

que acallen mi alma

o evitar la sangre

empaparse en vino?

*

No hay alternativa

a esta trama urdida,

con cierta vileza

mi fines sinceros.

*

Tráteme de timador,

pues sus ojos ciegos

no ven más allá

del cuadro que pinta

mi corazón vivo.

*

Sin ella el motivo

es menos que efímero,

sin ella el paisaje

es de soledad.

Otra vez tú. (Desvelo)


De todos los sueños

el tuyo es eterno,

se grabó en mis ojos

la aguja, el minuto, lo vívido.

*

Quiero todo lo que esta mal

un lugar escondido, inusual,

porque allí nadie puede escuchar

las palabras que se dicen de más.

*

El pudor cobarde

antagonía del latido,

si negar se desusa

no existirían más excusas.

*

La sangre corre

el tiempo escaso,

la suerte finita

no conoce este lado.

La marcha y la última sentencia.


El llanto infinito

permeable en las zonas

boscosas, rocosas,

tan térreas y austeras

navegan al centro.

*

Tan lento y antiguo

vagar con destino,

de vida y de muerte

libertos conscientes

no desean más suerte,

liberan sus mentes

las causas atroces.

*

La marcha costosa

prosigue en sollozos,

desgarra la carne terrestre

tiemblan los cimientos,

aquello impoluto,

terrífica muestra.

*

Un Rey indolente

merece mazmorra,

donde la avaricia, el ego,

cambiaron las cosas

las almas, la sangre,

se encuentran con estos

unidos llegando

al centro desvelan

libertad no es misterio.

*

La química humana,

temor de temores;

la muerte, el dolor,

púrpura derramado,

el mar de los ojos

quebrándolo todo,

dictando sentencia

sin miedo a morir

por pura consciencia.

*

El núcleo se parte,

todo se reinicia,

de alguna manera

todo cambiará.

Humanico


A que viene todo el esfuerzo humano

en un mundo de máquinas que pisotea,

cada caricia, cada frase, cada trazo,

se que se muere a cada rato, la sangre gotea.

*

Creo que ni este líquido vívido dentro del cuerpo alimenta la tierra,

ella soporta sin importar la ofensa,

reprime la rabia de sus entrañas térreas,

al menos por ahora, espero que se canse en cuanto pueda.

*

Y así me pasa, que de mi amor continuo nada queda

te amo cuando puedo, cuando poso la vista en la natura,

la paciencia es un mal que aplaca la ira y posterga lo humano

cuando los clavos que ocultan al hombre se desgasten

hasta Dios mismo le dará la espalda a ese momento.

Motivo


La manía de volcar texto
en donde sea legible
sucede con la intención ilusa
de entre trazo y vuelta
bajar por el costado de la pluma,
fundirse con la tinta y transportarse;
aunque largo conlleve dicha huída,
hacerse libre, hacerse letra,
y plasmarse en la forma que uno sabe,
mostrarle a quien lo lea su pendiente,
hacer cursiva y dar comillas a las frases,
remarcar sus ideas, subrayarles,
mezclar la tinta con la sangre
y quien intente (patanes e inconclusos)
borrar de la memoria colectiva sus azares,
¡Se manche así las manos y evidencie,
el crimen de acallar a los valientes!