Espacio profundo


Camina por el aire divagando

el pensamiento; extraño que parece,

choca en lo oscuro y los destellos

de una memoria que ayuda cuanto puede.

*

A tientas estas manos; deseando me encuentren,

me quiten del espejo quebrado,

hagan la imagen del reflejo del sueño

que desvela mis días y la vida.

*

Se que existo en un sitio,

se que migra y lo sigo,

el cuerpo es el mapa que recorro

y aunque parece poco

en la puerta del cielo esta mi mente

y el espacio de a poco todo lo gravita.

El banquete


La enfermiza dosis

que me aplica el mundo,

duplica el volumen

y refuerza la carga.

*

Deshago forzado

latentes impulsos,

y entiendo que el mundo

perverso me prueba.

*

La sed y la sombra,

la sal y las gotas,

la fuerza y difícil

frenar de mis ansias.

*

Hay quien me comprende

y es quien me permite,

sus reglas son simples

aguardo el minuto, la hora, el segundo.

*

Desgarra mi mente los hilos que impiden,

lo opíparo en frente

de mis ojos ávidos,

transmiten sabores futuros con exactitud.

Sumergido


“Anda sumergido en los pensamientos”
se dice airadamente los que dicen,
como si andar hundido en lo profundo
de la mente de un hombre fuese cualquier cosa,
el inframundo, donde los miedos libertinos
copulan con sadismo a carcajadas
e intentan con gruñidos guturales pervertir al osado
que aventure los pasos por el paso.

*

Ciertas almas se atreven; le decía,
y del reguero del pasado funesto,
recogen luces arriesgando vida (y más)
apuestan la salud mental que si se pierde,
la locura transforma íntegramente
y borra de sus días la ilusión, la rutina,
de elegir lo que vemos, de creer “lo que quiero”.

Demora


Disculpa mi demora

pero le dí una pausa,

al corazón, al cuerpo y a mi mente,

de los impulsos magnéticos; las emociones,

que estos provocan.

Sin salida

esos eléctricos estallos

que lo inundan

los carriles profundos de la carne,

esos que llegan a cada uno

de todos los rincones, los extremos,

y surten ese efecto de congoja,

estreñimiento y furia, desesperante,

por ver la muerte de los sueños,

cadáveres imaginarios suicidados,

saltando de las mentes a este mundo

y viven estos portadores

enfermos con la cinta,

de esta película que muchos

se empecinaron en llamarla vida.

 

Forma de vida


Y aún en el pensamiento más puro, aquél que hice que brotara de mi alma, forjado con la mayor precisión de mis memorias, con la intención de arrojarme en candil hacia el infierno del pecado del hombre, me extinguí como un niño abrazando el cadáver de su difunto padre y allí con ello, mis energías se derritieron por mis venas como el cebo de la última vela de mi foso, lugar donde enterrados yacen infinidad de formas, de ideas muertas por su debilidad ante el exilio de mi mente.

Luché, sabiendo que el final sería éste.

Iñi – (Debajo del hueso)


El hueso que resiste tanto

también se parte,

es el alma inconsistente

que permite a millones doblegarse.

*

Los libros tan escritos,

cargados de vocablos

se enredan en modismo y vanidades,

no saben transmitir desde sus gradas,

y carentes de lenguas atrevidas las escuelas

los niños la descuidan por no verla.

*

Es lo complejizado sistemático

y obstruye las corrientes de la mente,

pensar se considera tan antiguo

se ignora la ignorancia que se ignora, se ignoró y se ignorará.

Depresión


Te odio.

*

Te detesto porque habitas

mi cuerpo,

dicen que te ocultas en mi mente,

pero solo yo sé que juegas

enteramente con todo mi ser.

*

Desconectas mis venas,

la sangre suspende el trayecto,

lo sé, así lo siento,

me debilitas,

pensar solo resulta en callejones.

*

Y observo mis guitarras,

los libros, que sudan sus letras

con la idea de poder darme lectura,

con lo impreso chorreando por su frente,

pero no alcanza.

*

Los lazos que tejes por la noche

resisten el trajín del día,

la rutina solo los ajusta más

y quita el aire que poco queda.

*

Ese fue el motivo por el cual, alguna vez me ahogaba,

al menos eso lo controlo (de momento),

y el amor; al cual propiedades mágicas atribuimos,

no puede con ella, solo la demora,

parece ser que todo es cuestión de tiempo.