Subterfugio Nº 2 (Bis) – Paga el silencio


Antiguamente dedicaba

algo del tiempo a desdeñar

ciertos desaires y desatinos.

*

Hoy me doy cuenta

fallé a la matemática,

hasta el reclamo válido no vale nada,

en este caso.

*

Así aprendí, gritando,

frente a un espejo

morado por mis gritos.

*

Mi tiempo vale, (y su moneda brilla)

a aquel que calla, recompensa,

ahora es mi respuesta la sencilla

se cubre con el barro y se endurece,

es el silencio pestilente que acribilla.

24 minutos


Cautiva la carne y tensa

yace,

lo humano se pierde,

la conciencia.

*

Los golpes y la arritmia

insistentes,

lo tenso busca desmoronarse,

el sollozo.

*

Las marcas de fuego se sitúan

repetidas,

los sitios comunes se agitan

se contraen.

*

El desgaste consigue el asedio

penetra,

el río subterráneo se cuela

lo ahoga.

 

 

La estructura del cuerpo


Arremete ante lo incompleto

de esta horadada y polvorienta,

cantina de pilotes rancios

ráfagas de olvido y hojarasca.

*

Sin paredes tuerce lo que queda

el viento lo hace lento pero llega,

quien clama sibilante desliza el enojo

olvida que el origen es causa de todo.

*

Es tiempo de pedir y prometerse

que el agua y el cemento han de mezclarse

y agobiarán a las tormentas venideras,

darán al corazón el fuego

y al alma ese reposo entre los huesos.

 

De mis palabras


De mis palabras prostitutas me arrepiento,

pues se sueltan sin freno y sin dudarlo,

aun sabiendo que alguien las controla,

intentan como sea cruzar la noche

y despertar sabiendo que esto acaba.

*

De mis pesares soy el dueño, sin quererlo,

por la estúpida suerte de mi vida,

de las cosas pasadas que moldearon

esta forma segura de percibir el resto

y es la pesada carga de preguntas

que me obliga por terco a no doblarme,

ergido como puedo me mantengo

entre la infamia y la utopía del día.

El juego


De tanto pedir perdón

se hará manía,

se volverá costumbre y norma

esta dicotomía.

*

¿Es por error tanto pedir perdón?

¿O es que la vida viva es diferente a todo?

¿ Cuanto más se hará cargo del lodo

el recuerdo beodo que cargan los locos?

*

La cordura cuerda,

que sólo ata y maltrata, 

que al cuello ahorca 

y que a gritos ahoga.

*

¿ Como seguir con los ojos abiertos

en esto que le llaman juego?

se juega con el hambre, se juegan con los sueños,

se juega como siempre con el dolor ajeno.

El banquete


La enfermiza dosis

que me aplica el mundo,

duplica el volumen

y refuerza la carga.

*

Deshago forzado

latentes impulsos,

y entiendo que el mundo

perverso me prueba.

*

La sed y la sombra,

la sal y las gotas,

la fuerza y difícil

frenar de mis ansias.

*

Hay quien me comprende

y es quien me permite,

sus reglas son simples

aguardo el minuto, la hora, el segundo.

*

Desgarra mi mente los hilos que impiden,

lo opíparo en frente

de mis ojos ávidos,

transmiten sabores futuros con exactitud.

De que sirve


¿De que sirve

empujar por la empinada,

montaña egoísta

la esperanza?

*

Que crece por el ego,

de cada uno, uno pretende

llegar hasta su cima,

ser importante en la vida del otro.

*

Y ese sinfin de herramientas

que trepan crujiendo nuestras ruedas,

la tierra debajo se derrumba,

y todo vuelve abajo, al principio.

*

¿Y a quién le importa?

Si la montaña es suya

y mis problemas míos,

es uno el que suda y no una burra.