New ideas – El mundo quiere continuar


Esta idea de la vida

que creamos con el tiempo,

nos arrastró por la historia

al final del libro sin continuación.

*

Mientras seguimos acá

ya no sabemos que pensar,

no hay justificación

no hay más que postmodernidad.

*

Dependemos de alguna justificación racional

con ideas de hoy,

no pienses demasiado o podrías darte cuenta

que sólo cerrando los ojos te harás viejo.

Las esperas, el deseo.


Si arrancaras de mi este deseo

te vería con ojos vacíos de silencio,

ya mi cuerpo y la quietud se amigarían

longeva sensación que lo amerita.

*

Me atraviesan partículas ópticas de tu recuerdo

se funden en mis huesos y en la sangre,

me pides que te olvide y me recuerdas

por dentro gritas todo lo contrario.

*

Que no nos descubra tarde el poco tiempo

la vida se me escapa y nos aleja,

tu piel se seca sin mis labios

mi vida se marchita sin sentirte.

*

Nos sucede en mayoría los espacios

estamos hechos de incontables frenos,

se quedan cortas las historias por la espera

que la muerte no sea la respuesta a las vacilaciones.

¿Quién?


¿Quién nos mata?

Lo sabemos.

¿Quién lo oculta?

Lo sabemos.

¿Quién nos vende?

Lo sabemos

¿Quién nos viola?

Lo sabemos

¿Quién nos pega?

Lo sabemos.

¿Quién nos culpa?

Lo sabemos

¿Quién nos calla?

Nadie, nadie.

¿Quién si lucha?

Yo, yo, yo, yo.

¿Quién si grita?

Yo, yo, yo, yo.

¿Quién pide justicia?

Yo, yo, yo, yo.

¿Quién se rinde?

Ninguna, ninguna.

Todo cae


Todo cae,

todo caerá,

las hojas sepultadas

el manto de cenizas calientes.

*

Cada forma será una

sólo en el silencio abisal,

comprenderemos que la verdad

es la unidad de lo disperso.

*

Es tarde

será tarde,

la concepción máxima

su alto costo y la vergüenza.

*

Las gargantas resecas

los abrazos en vano,

el defecto primigenio

develando el fracaso.

Días de Septiembre


Acaricio la vida de tus pétalos

y mi lengua se tiñe de rocío,

tu piel de verano me viste

me recibes desnudo en tu consciencia.

*

El temblor de los pasos ya no asusta

se acerca el horizonte distante de antaño,

los colores estáticos se desvanecen

me asomo a la ventana del mundo olvidada.

*

Hay un jardín ajeno que promulgan

de tallos excesivamente sanos,

pero poso la mirada entre las hojas

y en el fondo los rosales ocultos se marchitan,

no quiero dejar que perfumes efímeros me alejen

de las flores nativas de mi tierra.

Al menos mi muerte


¡Que más quisiera que una muerte cobarde!

Morirme por desgracia o desacierto,

en una tarde fatídica de invierno

donde un filoso frío los resguarde,

donde eviten velar por mi carcaje.

*

¡Se me hierve la sangre de pensarlo!

Un veloz golpe de ordenados fierros,

zanjando diferencias entre máquina y cuerpo

una entidad que envidia mi fisonomía

porque late mi ser sanguinolento.

*

¡En un acto anárquico de mi carne libre!

Desnudarme la envidia, la arrogancia,

arrancarme sinsentidos de colinas de paja

de reinados raquíticos con ausencia de signos

de episodios perdidos por miradas erradas.

*

¡No traicionen mi sueño, así lo imagino!

Un cajón con el fondo podrido

una sala vacía de amigos,

mi hedor maquillado exudando amnistía

dos sillas, un eco gélido simulando una cámara,

una silla ocupada,

la otra silla sin nada.

Preguntas


¿Por qué todo tengo que pensarlo?

¿Por qué cada intento duele como un largo tranco?

¿Por qué siento lo que siento sin haber odiado tanto?

¿Por qué los caminos se visten de niebla?

*

¿Por qué el silencio me rodea sin haberlo elegido?

¿Por qué parecen tantos los errores que cargo?

¿Por qué se llenan de vacíos mis pocos espacios?

¿Por qué rocé la brisa de la paz en el pasado?

*

¿Por qué se desdibujan los bocetos que tanto me han costado?

¿Por qué no puede ser más fácil encontrarle sentido?

¿Por qué parezco un loco preguntándolo todo?

¿Por qué siempre hay respuestas para otros?

Antesala


Se me exige una sonrisa vidriada

un haz de luz que separe las sombras

que se agolpan en mi camino y en mi mente,

debo atravesar la estrecha puerta de la sociedad.

*

Aunque quisiera no puedo

mis ojos no descansan

a la vera del torrente sulfúrico

de los espíritus que pululan la tierra.

*

Mi sangre reseca se detuvo

años atrás cesó la vida,

una antesala, una espera como tantas otras

con la indiferencia de su espíritu,

el nulo resarcimiento de los meditantes.

*

Debo hacer me han dicho

volteo las páginas de antiguos ejemplos,

todos muertos, asesinados digo

pareciera que un mercado metafísico nos estafa,

cientos de bien intencionados se recuerdan año a año

mientras que las víboras enérgicas y sanas

nos rodean los tobillos desde siempre.

*

Si tan solo pudiera elegir

no molestaría la lectura de aquellos que pasan

con estos textos amarillos y cerosos,

pero si la impunidad nos abraza

y nos gotea en la cabeza como prisioneros,

déjenme al menos decir esto,

un saco de palabras que perdió la potestad

del romántico papel.

*

El viento,

acaricia mis huesos sobre el llano

de a poco me lleva a ese lugar

sin nombre,

sin sentido,

sin más.

La última lagrima siempre tiene

el camino más largo

allí se seca,

allí se olvida.

Tribus


Todo es distinto

las ideas pocas,

las puertas se cierran

deambulan las preguntas

alrededor de las pirámides,

el viento trae un tibio hedor

de júbilos y borracheras.

*

Las sendas resecas se parten

y el desierto se multiplica,

vidas finitas toleran

la fanfarria y la sequía,

(ganan tiempo)

con los labios agrietados,

las preguntas retumban hacia dentro.

*

Las lunas

acumuladas en el ábaco de los intentos,

los resultados desalentadores,

nada inesperado

se apagan las miradas

(a gritos en silencio)

se escuchan en cada susurro del tiempo,

del viento y los latidos.

Queridos amigos – Carta


Invisibles guías de mi presente, el latido de sus voces vivas rebotan en los salones oscuros neblinosos de la incertidumbre ¡No me suelten su voz de mis oídos! ésta capa blanquecina tendida sobre el mundo desempolvó las verdaderas Tablas de nosotros, de ellos, de ellas, no puedo; y hablo a través de una consciencia que no es mía, no puedo ser yo sólo, ninguno puede, el gólem mecánico y sangriento no durará mucho más ralentizado, es hoy la oportunidad para saber que sin ustedes ni yo ni nadie podremos Ser. Éste, es el último cordón de los cordones, la última soga que nos une, es el último beso de los besos, por favor, no me suelten mi voz de sus oídos.

HDC