En tú búsqueda.


Desocupa el espacio

con la gracia del perfecto

metrónomo que dicta la pausa correcta,

arquea bordes de azahares

soltando primaveras todo el año.

*

Así su esencia se desgrana

dejando el aire impregnado de nostalgia,

sigue mi corazón latiendo

en ese perfume contínuo y pasajero

me asgo a la ausencia casi presente de su paso.

*

Mi lugar lejano en tu paisaje

es mío y no reniego,

darán mis pasos algún día con camino

certero y a la espera

los brazos sin nombre del destino.

Anuncios

La nueva visión


Sopló sobre mis ojos,

impregnó estos de fugaz visión

¡Oh, quien pudiera ver así eternamente!

*

Lo vi

petulante en la cima de sus verdades,

desnudo en sus espaldas.

*

Desdoblar el espacio

y ser ajeno a la vergüenza,

algo efímero y de nuevo aquí.

*

Belerofonte rapaz vuela

sobre la cuna de mis temores,

se precipita sobre mi.

*

Me intimida su historia

su pasado me indica lo correcto,

me dispongo a sangrar el veneno.

*

Sobre mi máximo sitio reposo

acuno mis manías,

ansío las nuevas respuestas.

De a poco la vida


Ayer me di presente

y aceité la rueda que pujo,

destierro día a día vándalos vecinos

de mis regiones aborrecidas.

*

Vine al mundo hoy

no ayer ni en treinta años,

lo pruebo mecánico,

inexpugnable desalienta.

*

Rencores, envidias,

pretextos y egoísmos,

listones que cuelgan por las calles

y acarician la conciencia humana.

*

Entre el espacio y la materia

surca difícil cada idea,

cuando la ventisca despoja al hornero

todo vuelve a empezar hasta la muerte.

La última mariposa


Asomó por el borde y voló

desde el agujero en mi pecho,

la última de ellas abrió vuelo

hermosa mariposa y delicada.

*

El eco de las lágrimas

retumba en la sala,

como cuencos que vibran

hacen fuerte el silencio.

*

No más discusiones,

no más promesas,

solo el marco vencido

de antiguas siluetas en el espacio.

*

¿Dónde estoy en realidad?

Se que éste es mi cuerpo

pero, (definitivamente)

¿Donde reposa mi ser penitente?

Espacio profundo


Camina por el aire divagando

el pensamiento; extraño que parece,

choca en lo oscuro y los destellos

de una memoria que ayuda cuanto puede.

*

A tientas estas manos; deseando me encuentren,

me quiten del espejo quebrado,

hagan la imagen del reflejo del sueño

que desvela mis días y la vida.

*

Se que existo en un sitio,

se que migra y lo sigo,

el cuerpo es el mapa que recorro

y aunque parece poco

en la puerta del cielo esta mi mente

y el espacio de a poco todo lo gravita.

Fotografía.


Te digo adiós

pues es lo que aquí pides,

te devuelvo el espacio vacío,

conmigo las cadenas, tú el silencio.

*

No me giro

conozco el pasillo,

y se que no volteas

aunque arrastre el aliento,

los latidos.

*

Lo vivido se clava entre mis pómulos

me obliga la imagen al recuerdo,

duele y arranco esta memoria huésped

cansado, dolido, el mejor camino.

*

Sabías diez “te quiero” detrás

de mi destino,

los dos callamos

yo lo sentía.

*

Sigo de largo

y esquivo la entrada en la vuelta,

un pie después del otro en la vereda,

cerca del crudo ruido de este centro,

evitando como puedo el sonido,

haciendo del pasado al menos

el cine mudo del recuerdo.