El adiós al jardín de la esperanza.


Se desprendió la última

hoja reseca de la rama,

pasé ajeno esta mañana

por la vereda del baldío

aquel que pretendimos nuestro,

así se va la vida del árbol del amor.

*

Mañana la maleza hará invisible

las sombras que nunca alcanzó a dar,

no supo dar tranquilidad ni un poco de lugar

a quienes lo rodearon en su mejor primavera,

desde la reja reluce el candado y la cadena

aquél alguna vez fue el lugar de los lugares,

hoy le da reparo al olvido y la añoranza.

*

Los frutos perdidos

fueron los niños,

y los ladrillos arrumbados

aquellos que prometieron un lugar,

hoy son de musgo sus vestidos

verde oscuro del olvido.

Anuncios

Sueño programado.


En un baldío cuelgan

sin reparo

las memorias resecas del olvido

son mías y lo ignoro.

*

Su guardián inconsciente

me observa a la distancia,

en las vigilias afortunadas

sólo me acerco.

*

Su campo cubierto de hojarasca

rodeado de rosas rechazadas,

me delata,

o creo que me advierte.

*

El aire turbio me ahoga

y caigo de rodillas

me veo reflejado

me invito a sumergirme.

*

De allí me fui

me atravieso en corrientes

húmedas de luces vívidas,

me conozco fugaz y me despierto.

Tal vez de nuevo.


Tal vez es tal vez todo el tiempo

mientras te espero tal vez ya falte menos,

tal vez estás y no te veo y desespero

tal vez vendrás y al no saber me pierdo.

*

Tal vez otros lo noten

que miro hacia tu ausencia y lo reniego,

tal vez extraño lo ceñido

la tirantez en cada movimiento de tu seda.

*

Tal vez tu sepas lo que siento

tal vez idealizarte no me importa

tal vez saberte a la distancia me erosiona,

tal vez entre mis manos lo onírico

tal vez entre las tuyas el olvido.

 

La verdad y la muerte es una sola.


Ella esta ahí

en mi costado eterno,

como parte de mí

la ignoro cuanto puedo.

*

Me sigue al lado de mi sombra

no me asusta pero se que me mata,

es todo eso que rechazo

lo cierto, lo real, lo supra humano.

*

Y siendo como es y su paciencia

intento disuadirla de reojo,

algún día de pena máxima

sucederá el error de los errores

y moriré tan frío más allá de la muerte

en el olvido.

Tarde


Fue tarde el día que le diste valor a mis caricias

fue tarde los desvelos en vano que he sufrido,

fue tarde cuando quisiste llegar a mi camino

fue tarde desde siempre lo vivido.

*

Fue tarde y sin embargo lo recuerdo,

fue tarde aunque llegó muy dentro,

fue tarde y a tiempo lo he dejado

postrado en una piedra del olvido.

*

No es tarde aún porque vivimos

no es tarde porque vamos siguiendo el camino,

no es tarde porque se que llegaremos

no es tarde para el norte,

no es tarde para el sur.

El campo gris.


Nuestras hojas de otoño

despellejadas en verano,

el olvido punzante cala su forma

reseca y quebradiza, sin vida.

*

El campo llano advierte

no habrá cosecha,

las semillas vuelan

sobre la piedra mueren.

*

Los surcos y el terreno arcilloso

dan el mensaje claro,

el trigo muerto la luna alumbra,

con su inocente y pálida luz espectral.

*

Los últimos brotes

arrancados en la tarde de ayer

presagian,

olvido, recuerdos y claveles.

*

Si sus ojos frotaran esa imagen,

detengase a un costado,

contemple y alimente

fantasmas que aguardan,

la historia que no fue.

Desprender


Le digo adiós

a diferencias vanas,

nutro los ríos

que arrasaron borrascas.

*

De cóncavas miradas

soy olvido y sonrío,

tan dulce es el adiós

a corazones tibios.

*

No hay culpa,

la decisión unánime de los sentidos

arrulla el alma,

en veneradas sábanas de seda.

*

Se siente próxima la luz sobre el ser,

que desprende los hilos, la quietud,

las nubes sobrevuelan sueños

son tormenta y también sol.