El banquete


La enfermiza dosis

que me aplica el mundo,

duplica el volumen

y refuerza la carga.

*

Deshago forzado

latentes impulsos,

y entiendo que el mundo

perverso me prueba.

*

La sed y la sombra,

la sal y las gotas,

la fuerza y difícil

frenar de mis ansias.

*

Hay quien me comprende

y es quien me permite,

sus reglas son simples

aguardo el minuto, la hora, el segundo.

*

Desgarra mi mente los hilos que impiden,

lo opíparo en frente

de mis ojos ávidos,

transmiten sabores futuros con exactitud.

Ciencias n° 1


—Poco se sabe de la materia que circula en cada mundo, aunque la ventana a ellos, semicircular, parpadee en el segundo donde lentes biológicos coinciden, su lectura es pobre, incluso la lengua más instruida es incapaz de acomodar las palabras que dibujen aquello que ansían discernir.—

Fantasmes – (Las fantasías)


En cierto lugar

de ingenioso,

pero de pronto acceso

yacen las fantasías.

*

Como heraldo vencedor

yo las visito,

y soy libertador

con restricciones.

*

De ellas son las quejas,

rebeliones,

entonces utilizo las palabras,

reflexiones.

*

No importa mucho

en este mundo,

la razón fue perseguida,

y fue colgada.

*

Pero es cierto

que cada vez que llego,

me sorprende (sin grandes dilaciones)

una nueva pintura,

un cuadro de acuarelas húmedas

donde pide al que observa

lo corrija.

*

Así sucede cada día

no solo a mi, pero lo digo;

porque si al menos dos no son testigos,

es fábula de bravucón bebiendo vino.

 

“Vulgaris”


Lo vulgar tan fácil

se reproduce,

sin calma,

sin pausa.

*

Si no soy de acá

¿por qué me lo merezco?,

si por algo sucede,

no he sido nunca advertido.

*

No existe un juicio

a nadie le interesa,

entonces lo sencillo

es rendirse a la miel,

que brota de la piedra negra del mundo.

De hoja, tinta y sal.


La tinta que intenta

tibia recorriendo,

viaja por lo impuro

del lienzo, la hoja.

*

Una tras otra

cada gota, (plasmólisis)

una forma de vida,

desnuda la herida.

*

¿Será su camino la forma?

si esto sigue brillando en el espejo,

¿Quién empuja la pluma por el mundo?

 

Ser y deseo


Desear el vuelo

seguir de a pie,

la sofocante rutina

sin saber porqué.

*

El árbol vecino;

no siempre, pero sueña

con carreras y saltos,

inmóvil.

*

Soñar entre las aguas,

aleteos,

en aguas mansas

de voz impenetrable.

*

Seres que alzan la vista

al espejo primitivo natural del hombre,

las figuras borrosas

ansían descifrar.

*

La enseñanza infalible

escrita sobre el barro,

natura exacta ilumina,

del ser lo innecesario a solas

demuestra que uno existe en el conjunto.

*

El reflejo golpea detrás de la visión

y suelta cada perla guardada sin permiso,

“Acepta lo que eres,

disfruta el vuelo ajeno que no puedes,

respeta la voluntad de las almas guardianas

y recuerda que cada espacio es el lugar de alguien,

es forastero quien renuncia

a sus sueños, su sitio, al mundo y a sus calles.

Humanico


A que viene todo el esfuerzo humano

en un mundo de máquinas que pisotea,

cada caricia, cada frase, cada trazo,

se que se muere a cada rato, la sangre gotea.

*

Creo que ni este líquido vívido dentro del cuerpo alimenta la tierra,

ella soporta sin importar la ofensa,

reprime la rabia de sus entrañas térreas,

al menos por ahora, espero que se canse en cuanto pueda.

*

Y así me pasa, que de mi amor continuo nada queda

te amo cuando puedo, cuando poso la vista en la natura,

la paciencia es un mal que aplaca la ira y posterga lo humano

cuando los clavos que ocultan al hombre se desgasten

hasta Dios mismo le dará la espalda a ese momento.