¿A cuanto?


¿A cuanto de fallar estamos todos?

¿A cuanto de vencer el egoísmo?

¿A cuanto de pensar en otros?

¿A cuanto de soltar lo equivocado?

*

¿A cuanto de besar están los labios?

¿A cuanto de latir los corazones?

¿A cuanto de sufrir junto a los hombres?

¿A cuanto de sanar viejas heridas?

*

¿A cuanto de callar mentiras?

¿A cuanto de gritar verdades?

¿A cuanto de abrazar amigos?

¿A cuanto de olvidar las diferencias?

*

¿A cuanto de pensar como uno todo?

¿A cuanto de cuidar el mundo que se muere?

¿A cuanto de olvidar las armas y las guerras?

¿A cuanto de crecer sin más temores?

*

¿A cuanto?

Al lado de tu mano o a mil soles.

Anuncios

El vuelo del Oxidiano


Y le dio alas

y se lanzó al vacío,

dejando todo atrás.

*

Ella lo amó,

dejó de ser

y perdió todo.

*

Su vida quedó atrás,

se extinguió por amor

y él por amar vivía.

*

Llegó a la tierra

que el tiempo le borró

y siendo nadie aquí, regresó.

*

Mientras el viento le golpeaba la cara

la silueta del mundo se acercaba,

sin saber que perdía, sin saber que ganaba.

*

Se torció inexperto

aterrizó con fuerza,

desgarró el suelo con los talones

y el aire liviano le inundó los pulmones.

*

Volvía al mundo,

¿Error u osadía?

El banquete


La enfermiza dosis

que me aplica el mundo,

duplica el volumen

y refuerza la carga.

*

Deshago forzado

latentes impulsos,

y entiendo que el mundo

perverso me prueba.

*

La sed y la sombra,

la sal y las gotas,

la fuerza y difícil

frenar de mis ansias.

*

Hay quien me comprende

y es quien me permite,

sus reglas son simples

aguardo el minuto, la hora, el segundo.

*

Desgarra mi mente los hilos que impiden,

lo opíparo en frente

de mis ojos ávidos,

transmiten sabores futuros con exactitud.

Ciencias n° 1


—Poco se sabe de la materia que circula en cada mundo, aunque la ventana a ellos, semicircular, parpadee en el segundo donde lentes biológicos coinciden, su lectura es pobre, incluso la lengua más instruida es incapaz de acomodar las palabras que dibujen aquello que ansían discernir.—

Fantasmes – (Las fantasías)


En cierto lugar

de ingenioso,

pero de pronto acceso

yacen las fantasías.

*

Como heraldo vencedor

yo las visito,

y soy libertador

con restricciones.

*

De ellas son las quejas,

rebeliones,

entonces utilizo las palabras,

reflexiones.

*

No importa mucho

en este mundo,

la razón fue perseguida,

y fue colgada.

*

Pero es cierto

que cada vez que llego,

me sorprende (sin grandes dilaciones)

una nueva pintura,

un cuadro de acuarelas húmedas

donde pide al que observa

lo corrija.

*

Así sucede cada día

no solo a mi, pero lo digo;

porque si al menos dos no son testigos,

es fábula de bravucón bebiendo vino.

 

“Vulgaris”


Lo vulgar tan fácil

se reproduce,

sin calma,

sin pausa.

*

Si no soy de acá

¿por qué me lo merezco?,

si por algo sucede,

no he sido nunca advertido.

*

No existe un juicio

a nadie le interesa,

entonces lo sencillo

es rendirse a la miel,

que brota de la piedra negra del mundo.

De hoja, tinta y sal.


La tinta que intenta

tibia recorriendo,

viaja por lo impuro

del lienzo, la hoja.

*

Una tras otra

cada gota, (plasmólisis)

una forma de vida,

desnuda la herida.

*

¿Será su camino la forma?

si esto sigue brillando en el espejo,

¿Quién empuja la pluma por el mundo?