El banquete


La enfermiza dosis

que me aplica el mundo,

duplica el volumen

y refuerza la carga.

*

Deshago forzado

latentes impulsos,

y entiendo que el mundo

perverso me prueba.

*

La sed y la sombra,

la sal y las gotas,

la fuerza y difícil

frenar de mis ansias.

*

Hay quien me comprende

y es quien me permite,

sus reglas son simples

aguardo el minuto, la hora, el segundo.

*

Desgarra mi mente los hilos que impiden,

lo opíparo en frente

de mis ojos ávidos,

transmiten sabores futuros con exactitud.

Sin ella.


¿Que cadena podrá

retener las ansias

de besar tu boca,

de alcanzar tu cuerpo?

*

¿De que reglas hablan

si de amor se trata

cuando pienso en ti

y me piden calma?

*

¿Buscan las palabras

que acallen mi alma

o evitar la sangre

empaparse en vino?

*

No hay alternativa

a esta trama urdida,

con cierta vileza

mi fines sinceros.

*

Tráteme de timador,

pues sus ojos ciegos

no ven más allá

del cuadro que pinta

mi corazón vivo.

*

Sin ella el motivo

es menos que efímero,

sin ella el paisaje

es de soledad.

Si fuera un poco viento


Quisiera como el tiempo

andar sin vueltas,

saber que este presente

es el correcto.

*

Ni antes ni después

siempre el momento,

saber que hacia tu boca

es el futuro.

*

Sin ansias yo no creo (tal vez)

pregunte por temor a tanto incierto,

error tangente asegurarse

si alguna vez por fin, voy a besarte.