Reflexiones desde el encierro.


Nos obligó a detenernos lo suficiente para darnos cuenta que poco de todo lo que hacemos tiene sentido, ¡sí! hoy no tengo poesías, ni haikus, ni esperanzas, estamos en la casilla de salida, asomando la cabeza, esperando el disparo para salir corriendo y ganar, ¿Para ganar qué?, los animales festejan este encierro, las aguas se vuelven transparentes en nuestra ausencia, ¿Ven el error?, los veo preocupados por volver a la vida de la duración, a la vida de la existencia, a la vida del durar, tristes por no poder volver a los viejos hábitos, ¿Dónde posan la vista? ¿Desde el confinamiento que es lo que ven?, los leo, desesperan por volver a las tiendas de comidas rápidas, a los viajes intercontinentales porque “viajar es todo”, sobrevolando miserias, favelas y villas pero aterrizando en reducidos escollos de playas exóticas o lugares de culto oficializados por nuestras queridas redes sociales, redes que nos prometieron a su llegada el estar conectados, más cerca estés donde estés y ¡Sorpresa! ahora estás encerrado y parece que no estamos tan conectados, ¿Abrazos virtuales?¿Besos a distancia? ¡Dime que es lo que más disfrutas de esta tecnología y te diré quién eres! Las legiones de acólitos ciegos y ensordecidos, fanáticos apolíticos y militantes soportan con placer los lineamientos del partido como si cargaran la cruz del Cristo, ese morbo de escuchar, apagar la subjetividad y repetir para ser aceptados por el grupo sectario del cual son parte y así, y así son parte, porque eso es lo que importa, jugar del lado del que siempre gana, no importa lo que hagan, no importa lo que oculten, ¡Eres un ganador y eso debe ser bueno!

Dirán ¡qué pesimista!, yo les digo realista, nada tiene sentido si volteamos frente a nuestros semejantes, si le damos la espalda a esta esfera gigante que nos dio la vida y el espacio, somos de los inquilinos que tiene sin duda los peores, te invito a que todo este texto sea mentira, ¡Vamos! demuestren que todo esto es mentira y cuando se levante la barrera y oigan el disparo salgan caminando, sin la intención de aplastar al de al lado, sin preocuparse por el premio mayor, escupan cada letra de este ridículo que escribe y muestren sus móviles anticuados con orgullo, olvídense de creer en los diarios, en los anuncios y que poco les importe que su comida llegue volando, demuestren que son buenos cocineros, acallen a este insoportable veedor metiche y deslúmbrenme conociendo el origen de los beneficios (pocos) laborales que hoy desconoces y que tienes, ámense sinceramente y dejen de creer que millonarios lloran o velan por ustedes, desempolven las herramientas de la pregunta que duermen en el ático de la conciencia, recuerden como era extrañar el calor de los abrazos, sean conscientes y compruébenlo ustedes mismos que aquellos que duermen entre cartones tienen un corazón y sueños muertos en el pecho que los enferma, pregúntense mucho, pregúntense todo, dejen de creer que las cosas “son como son”, caminen hacia atrás y obsérvense a ustedes mismos desde sus espaldas, desde la altura de la basura que genera el egoísmo, la pirámide más grande creada por los hombres, con cimientos de barro y basura que nos separa de la vida y de la humanidad ¿Recuerdan esa palabra? recuérdenla porque seres humanos ya no somos, porque seres humanos es otra cosa, algo que nos hicieron olvidar, algo que nos olvidamos por comodidad, yo estoy equivocado y me pongo primero en la lista, no me importa ser la cara visible.

Desde aquí, desde el encierro y con los dedos entumecidos arrojo este papel, en la botella virtual que espero cruce las aguas y llegue a tus manos porque quiero empezar a ser humano, quiero ser entre todos, porque en la soledad sólo me escucho a mi refunfuñando, como loco, como un duende en la cueva de los lamentos.

La muerte es exacta, inevitable, somos finitos e ineludibles al adiós definitivo, dime: ¿Cómo puedes ser feliz desde la indiferencia total?

Una idea en común debería rebasarnos, una idea desde el corazón y el pensamiento y estoy seguro que si lo hacemos llegaremos a la misma respuesta: La vida, la felicidad no puede vivirse desde la exclusividad sectaria ni tampoco excluyendo a otros, el verdadero hombre es posible y debemos construirlo, esa idea, esa forma es la que merece el estatus de Dios.

Ideas (2012)


Pensamientos que siguen aquí.

RES COGITANS


Siento cada día lo inútil del cuerpo

me ata a él la vida y ciertas perversiones,

es básico y me arrastra,

debo seguirlo, no se puede salir de él.

*

Sueño un ser anfibio,

apacible en el fondo, quieto,

mientras todo gira a su alrededor, sus ojos caen,

su cáscara en realidad, y todo se desprende de sí.

*

La dimensión que me socava se extingue,

los planos se desdoblan pero el cuerpo no pasa,

un periscopio espectral observa tímidamente un azul opiáceo,

vuelve a mi boca y se confunde en la materia.

*

El pensamiento parece fluir con el éter,

radiación propulsada por la energía configurada por el espíritu,

la última representación del hombre y la que deja de ser,

su obra maestra, el alma.

 

Espacio profundo


Camina por el aire divagando

el pensamiento; extraño que parece,

choca en lo oscuro y los destellos

de una memoria que ayuda cuanto puede.

*

A tientas estas manos; deseando me encuentren,

me quiten del espejo quebrado,

hagan la imagen del reflejo del sueño

que desvela mis días y la vida.

*

Se que existo en un sitio,

se que migra y lo sigo,

el cuerpo es el mapa que recorro

y aunque parece poco

en la puerta del cielo esta mi mente

y el espacio de a poco todo lo gravita.

Escapada


Estoy en  cada sitio

flotando en pensamiento,

ausente ante mi cuerpo

evito así el regreso.

*

Denso es el aire

cuando respiras soledad,

marea, sin poder dar

se duerme la mano que brinda.

*

El lazo robusto

nos ciñe al cofre,

de nuevo el transporte

que obstruye la rienda.

*

Queriendo ser

mi propia némesis,

pierdo minutos

mientras respiro y sigo.

Latente


Lo punzante, latente
olvida la quietud del sueño,
el despertar violento
imagina,
inciertos prohibidos.

*

¿Que cimiento resiste el embate del deseo
de aquél que en la frugal mañana
ve su vida tan crónicamente rutinaria?

*

La ansiedad se clava como hierros
galopando la piel sin importancias,
es probable el daño a lo sentido
recurre el requerido al pensamiento.

*

¿Que hacer cuando la duda esta en la puerta
y necesita el cuerpo de la prueba?
¿Resolverá el dilema o morirá el amor cuidado?
Demolerán ciudades huracanes con nombres de salvajes.

Por las mañanas


Insípida brea

que entorpece el paso,

reseca,

se curte en su función pasiva

no detiene mi marcha,

con suerte evitará el desprendimiento.

*

Del suelo al cielo

rebotan en el cuadro

pensamientos,

dimensiones humanas prefijadas

nuestro emisor biológico sensible,

marco que da distancia, altura

y la aberrante costumbre de juzgarnos.

*

Es redundante y trabajoso

evitar reincidir el pensamiento

y dejar de tratar la anomalía

aquella cual parásito se posa

entre las sienes de nosotros perturbados.

*

Es por la enfermedad que existe cura

y por ella el esfuerzo, las jornadas,

desvelos y amarguras

y por esto engañamos los sentidos,

conformando ilusorias situaciones no deseadas,

las únicas que saben de verdades

son las dolidas, cansadas, las espaldas.

Subterfugio Nº 11 (Idealización parcializada)


¿A donde va

todo el deseo

que le sobra a este juego?

Si nos da el pensamiento

parte de lo inventado,

el áureo perfecto

placer de la estructura,

es materia, energía,

pero descarta

la puesta en práctica,

vestigios idealizados

se cuecen al olvido,

cartografía emocional

sin aparente uso.

Sinergia y reencauzarla;

el movimiento diario,

el fin mismo,

lo infinito hasta que cese

la marcha,

la sangre tibia a fría,

palidación cutánea.

 

 

Qué cada quién diga su “¿Qué?”.


Que te enferme lo injusto
y se quiebre tu dogma
que el dolor lo perfore
hasta verte desnudo.

*

Que la rima me aguarde
y la prosa me ayude
que el urdir del vocablo
borre tus pretensiones.

*

Que se quemen las naves
y haga fútil regreso
que muera tu pensamiento
haga hueso en la arena.

*

Que “Galeanos” colónos
y arcabuces sofoquen
que las costas del hambre
caigan ante su antojo.

*

Que de que si lo intento
y si falla el disparo
que de si te equivocas
grito fuerte al espacio.