Panorama


Esto ya no se trata del éxito

se trata de refugiarse,

abrazados

entre los escombros de la sociedad.

*

En las noches correr, besarse y observarnos,

saltar, huir y así evitar ser capturados,

por la maquinaria física y falsamente omnipotente,

esos hilos que atraviesan los ojos,

que direccionan los impulsos

coartando el florecimiento de los sentidos,

volviéndonos fétidas masas

y cómplices de la barbarie por el miedo, el temor a perderlo,

seremos así los bloques que conforman las pirámides de los amos.

*

Necesitamos una explosión de humanidad

que arrase el odio,

las diferencias, y volatilice la pasión,

una pandemia de lógica y amor recíproco infestante.

Catarsis


GRITO
ODIO
GOLPE
MIERDA
CONTENER
AGITAR
NÁUSEAS
RESPIRAR
OBSERVAR
MEDITAR
LLORAR
QUIETUD
FRÍO
SILENCIO
CALMA
PAZ
SUSPIRO

Quiero


Quiero soltarte,

de la manera más cobarde,

la forma sencilla,

la que no deja heridas.

*

Quiero borrarte,

quitarte desde el primero al último

rincón de mi corteza,

el olvido supremo, legítimo.

*

Quiero arrancar el odio,

ciertos errores ignorarlos,

momentos de sadismo,

cientos de tardes al baldío.

*

Quiero olvidar tu voz,

las frases de promesas,

lo dulce articulado por la lengua,

lo dicho con la boca y sin el alma.

Ella


La amo,

ella lo sabe

pero en el turbio cúmulo de la energía

que pulula en la atmósfera mía,

vagan espectros socarrones,

despiertan con su chirriar y ecos

los sueños que me invaden al recuerdo

de su tersa mirada,

de la forma que el mundo y la materia la formaron,

con detalles de vida,

de imperfecciones salvajes por el odio,

y cicatrices de otros por despecho.

*

Así se va la vida,

muy mal, o bien,

no lo sabremos

hasta el último ocaso de los ojos

cuando los párpados nos tracen en la tarde

una noche ficticia hacia el olvido.

 

Depresión


Te odio.

*

Te detesto porque habitas

mi cuerpo,

dicen que te ocultas en mi mente,

pero solo yo sé que juegas

enteramente con todo mi ser.

*

Desconectas mis venas,

la sangre suspende el trayecto,

lo sé, así lo siento,

me debilitas,

pensar solo resulta en callejones.

*

Y observo mis guitarras,

los libros, que sudan sus letras

con la idea de poder darme lectura,

con lo impreso chorreando por su frente,

pero no alcanza.

*

Los lazos que tejes por la noche

resisten el trajín del día,

la rutina solo los ajusta más

y quita el aire que poco queda.

*

Ese fue el motivo por el cual, alguna vez me ahogaba,

al menos eso lo controlo (de momento),

y el amor; al cual propiedades mágicas atribuimos,

no puede con ella, solo la demora,

parece ser que todo es cuestión de tiempo.

 

Volver a Lobo


Recuerdo de una voz premoniciones,
su cuerpo demacrado lo insinuaba.

Trazó en el aire con su dedo
el mapa del destino, del tiempo,
de todos mis minutos los momentos
la pena por seguir siendo quien gusto.

“Vivirás aislado de tu especie,
el odio y el recelo serán aquellos alimento,
podrás hablar contigo hasta el hartazgo
y en eso de la suerte tal vez desligarse,
del cinto, la locura y el suicidio.”

Por el momento su dictamen es tan cierto
que solo su experiencia me da calma,
llegando a tantos años con su karma,
tal vez alcance ese delirio con cordura.

Duele ser el lobo de la estepa olvidada,
aquella que dejaba atravesando espinas,
ahora de regreso me recuerdan
con la sangre reseca ya podrida,
infectandome el doble en la herida,
que el cuerpo y que la piel ya no lo olvidan,
volver a ese lugar de antes, el pasado,
sin decisión allí empujado,
tal vez sea el momento de pedir esa soga,
la soga que te escapa,
(o)la soga que te mata.

Tal vez de los tal veces (1ero)


Tal vez el odio

este ahí,

y la lengua que pueda

en llave contorsiona

su filosa estructura

se introduzca sutil,

reputación endeble.

*

Tal vez libere

lo que nunca asomara

al torrente sanguíneo,

que cual compuesto químico

al sangrar reaccionara

incendiando humedales,

desterrando la vida.

*

Tal vez los cuerpos

propensos fulgurantes

de espíritus cobardes

se cuecen al candor

del punzante hierro

estaqueando los miedos,

liberando a Cerbero.