De la piedra que brota.


Sucumbo lánguidamente

entre la hojarasca bulliciosa

de mis húmedos calabozos,

de vestigios del éter circundante.

*

Allí posan mis abigarrados deseos

nativos de mi entorno inestable,

se nutrieron de grises y morados

de salvajes violetas y plateados.

*

Mis dedos horadan la frágil unión

señales débiles alcanzan el extremo,

aguardo, silencio y otro intento

repito hasta el hartazgo o la respuesta.

*

Como en el sutil azul del mar

el eco punza y lo acuoso penetra,

las voces múltiples resuenan,

los colores se mezclan y la savia

se derrama en el lienzo rasgado.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Subterfugio Nº 11 (Idealización parcializada)


¿A donde va

todo el deseo

que le sobra a este juego?

Si nos da el pensamiento

parte de lo inventado,

el áureo perfecto

placer de la estructura,

es materia, energía,

pero descarta

la puesta en práctica,

vestigios idealizados

se cuecen al olvido,

cartografía emocional

sin aparente uso.

Sinergia y reencauzarla;

el movimiento diario,

el fin mismo,

lo infinito hasta que cese

la marcha,

la sangre tibia a fría,

palidación cutánea.

 

 

Subterfugio impensado Nº 32 ( A Emma Villazón)


Te conocí un tal martes
de mañana vacía,
así sin antes
sin motivo ni albricia.

*

Por derruir lo escrito
como anonimia mater
di con vestigio finito
extraña forma de atraer.

*

Me figuré un tormento
por la virtual grafía,
y me metí en un cuento
de vecinas heridas.

*

Me encontré conocido
por la forma y el ritmo
el desorden torcido
pero cierta armonía.

*

Y me llegó de golpe
lo final que es noticia
sin justicia ni tiempo
solo queda tu cuerpo.

*

Pero algo equívoco
reflexionando un poco,
quedan varios escritos
muchas las plumas nuevas.

*

¿Alguno atreverá
por los cristales curvos
agudizar la vista
que te mostró este mundo?

El Deseo en la Sombra


Recuerda que lo oculto
no siempre es mórbido
el deseo tan presto
la antítesis del arrebato.

*

Soñar con frutos y magnolias
no es pecado, la brisa
el paisaje mas terso, nacarado
lapislázuli humano, sedoso y áureo.

*

Vagar tan solo en el ocaso
llevo conmigo sacos, éter indómito salvaje
frugal recuerdo, vestigios inminentes se desgranan
conexionar espacios únicos, la psique, limbo.

Inquebrantable


Insondables pértigas
sujetan enlazadas
la inercia incontenible
de una historia sin frenos.

*

Inmóvil al tacto sutíl
la llaga lo amaña
lo tuerce infinidades
el ceño que guarda el secreto.

*

No existen primaveras
que devuelvan entera
la vid y rosas de su andar
un mito, así mi incierto.

*

Vestigios alados, cristianos
se encuentran en la piedra pulida
la fría que sostiene el andar
tu ser resguarda y suelta pistas.

*

Será de esta o de aquella
la audacia de alcanzar el lugar,
zurcir el vidrio inquebrantable
la hilada verbal, la mansedad.