El pozo


Del cordal pende

esa línea,

se sumerge

y taciturna espera.

*

El pozo lúgubre

desde este punto

parece aterrador,

pasible de sonido.

*

En su quietud

confunde la ligera estima

y ofrece a aquel que acepta

el fruto del fondo, indescriptible.

Anuncios

El lugar de las cosas


Los dedos en la piel,

los dedos en el vidrio,

los ojos en el brillo

los ojos en sus ojos.

*

Las palabras de la boca,

las palabras que se borran,

los besos al espejo,

los labios que se secan.

*

El sonido de tu voz

conversación,

el sonido de los “beeps”

siguen sin vos.

*

Aquellos atrapados

en el limbo mediante,

observan.

*

Taciturnos, pensantes,

nostálgicos, recuerdan,

esa rara costumbre de mirarse,

esa antigua manía de besarse.

Fotografía.


Te digo adiós

pues es lo que aquí pides,

te devuelvo el espacio vacío,

conmigo las cadenas, tú el silencio.

*

No me giro

conozco el pasillo,

y se que no volteas

aunque arrastre el aliento,

los latidos.

*

Lo vivido se clava entre mis pómulos

me obliga la imagen al recuerdo,

duele y arranco esta memoria huésped

cansado, dolido, el mejor camino.

*

Sabías diez “te quiero” detrás

de mi destino,

los dos callamos

yo lo sentía.

*

Sigo de largo

y esquivo la entrada en la vuelta,

un pie después del otro en la vereda,

cerca del crudo ruido de este centro,

evitando como puedo el sonido,

haciendo del pasado al menos

el cine mudo del recuerdo.