Tú no sabes


Tú no sabes

de la gélida escarcha

que penetra

más allá del bronce, del acero.

*

Tú no sabes

del bramar de mi sangre,

la visión nebulosa,

la muerte rondante.

*

Tú no sabes

que incluso cerca del final

mis fuerzas me acompañan,

mis manos recorren tu cuello.

*

Tú no sabes

guerrero me siento,

morir es la presea que engalana

los repujes del encierro fétido.

Muerte


¡Quien dice que este paso es vida

la muerte matará dos veces!,

los vivos la mencionan, ¡tantos!

y vagan tras lo vano que persiguen.

*

Yo muerto les advierto algo

tan fétido, ya frío, despojado

la muerte es ver morir los sueños

soñar es ser utópico, soñar contigo.

*

Que viva pues aquél que siente

que sufra hasta nacer el hombre,

valiente inmemorial alcance

redima su pesar a cambio

de ver vivir los suyos,

de ver brotar sus sueños

de ser lo etéreo eterno

de ser la muerte vida sacrificio.

Final de 5º – 1º (Soneto Arrabalero)


Desgarro en la virtud desaforado

hogazas de trazos bien dados

de colores bien gastados

de algún cajón descerrajado.

*

Encuentro que no hay tiempo

que soporte sin quebrarse

el silencio mas pesado

lo cobarde lo ha engordado.

*

De llevarte la memoria hacia el pasado

te has cansado,

y sin embargo presionas insistente

soportas la aguja al veredicto.

*

Morir tres veces no ha alcanzado

se vencieron los tendones que forzaron

el metal sabiendo la locura

que contigo no hay caso,

no hay cura.