Esas ideas y esas mentiras.


Si la muerte humana

aciaga se avecina,

tal vez usted intenta

darle sentido equívoco a la vida.

*

Se arrumba la conciencia

de ideas secas,

las verdades heredadas

se toman por nuevas.

*

Y el peor de los males se desata

huracanado entre las calles,

se desparrama la semilla muerta

y nada crece entre los hombres.

*

Las venas se hinchan,

se defiende al que ondula detrás de las banderas,

mentirosos excepcionales transforman

los ojos del que oye,

el oasis se ve pero nunca se alcanza.

Anuncios

Chacal


Sumergido me interno

en la desidia humana,

envuelto en la barbarie

con los ojos puestos

en el pináculo del egoísmo.

*

De la fálica piedra

brota la bilis necrosa,

los que profanan nuestra arquitectura

la tragan mientras pueden,

pisoteando a sus súcubos cómplices.

*

Cuando el banquete mórbido cesa

el horror camina por sus rostros,

pues su abdómen henchido palpita

y las sonrisas vuelven mientras defecan,

el río pútrido que yace lo transporta.

*

Riegan los campos del hambre,

las heces dispersas a sabiendas

de  aquellos que sembramos sin alma,

enfermos indefensos a la fuerza.

Venceremos la ignominiosa avaricia del Chacal.

La marcha y la última sentencia.


El llanto infinito

permeable en las zonas

boscosas, rocosas,

tan térreas y austeras

navegan al centro.

*

Tan lento y antiguo

vagar con destino,

de vida y de muerte

libertos conscientes

no desean más suerte,

liberan sus mentes

las causas atroces.

*

La marcha costosa

prosigue en sollozos,

desgarra la carne terrestre

tiemblan los cimientos,

aquello impoluto,

terrífica muestra.

*

Un Rey indolente

merece mazmorra,

donde la avaricia, el ego,

cambiaron las cosas

las almas, la sangre,

se encuentran con estos

unidos llegando

al centro desvelan

libertad no es misterio.

*

La química humana,

temor de temores;

la muerte, el dolor,

púrpura derramado,

el mar de los ojos

quebrándolo todo,

dictando sentencia

sin miedo a morir

por pura consciencia.

*

El núcleo se parte,

todo se reinicia,

de alguna manera

todo cambiará.

Y


Y es que la angustia

está en el aire,

se retuerce en el vidrio

frente a mi mirada,

como un ritual, una danza.

*

Y en el plato las migas

se pasean insectos a la esquiva,

gigantes trozos de miga, imagino

la comida tan fácil

por la costumbre humana.

*

Y si eres de esos cuantos

que su miedo requiere

sopesar sus monedas

con ejemplos corrientes

y quitar de su hoguera

al menos unos troncos, crispados.

*

Prepárate,

el tormento angustioso

perforará lo más profundo,

ya calado los huesos,

las corrientes de barro y de raíces

golpearán tus rodillas,

y el enredo

llevará tus miserias, orgullo y apariencia,

hasta el fondo del río

sin Caronte a la espera,

sólo olvido.

Intuición


Los sentimientos ajenos a la racionalidad humana son, de alguna manera, inconfundibles, inapelables, es eso que acostumbramos llamar “Intuición”.

Unmano


No

No pido reconozcas el enjambre que puebla.

La verdad se mueve por el tracto

retuerce conductos, la gorgona henchida

atada entre los azarosos días de mentira

vomita en reclamo, desea arrastrarse entre mi sabia humana.

*

Al báratro, empujo las miserias que puedo

quedan pedazos de mí, la costra del espíritu muerto

me persuade la seda profunda de perfumes funestos

no me envuelve, me viste, lamo la glotis supurante.

*

El tiempo corre para el tiempo

me sueño entre vidrios y arena,

adrede la suelto en mis ojos

soy consciente de que nada me turba ya.

*

La imperfección, matemática, física equívoca,

lenguaje baldrago, incapaces de leer el sonido

no pueden descifrar el cripto que nos forma

ajobo por lo oscuro, mueren por azote de vulga luz.