Fotografía.


Te digo adiós

pues es lo que aquí pides,

te devuelvo el espacio vacío,

conmigo las cadenas, tú el silencio.

*

No me giro

conozco el pasillo,

y se que no volteas

aunque arrastre el aliento,

los latidos.

*

Lo vivido se clava entre mis pómulos

me obliga la imagen al recuerdo,

duele y arranco esta memoria huésped

cansado, dolido, el mejor camino.

*

Sabías diez “te quiero” detrás

de mi destino,

los dos callamos

yo lo sentía.

*

Sigo de largo

y esquivo la entrada en la vuelta,

un pie después del otro en la vereda,

cerca del crudo ruido de este centro,

evitando como puedo el sonido,

haciendo del pasado al menos

el cine mudo del recuerdo.

Anuncios

El hurgante


El lúgubre rumor

de tanto incierto,

se arrastra por los cuartos

sonando sus cadenas.

*

Domina desde adentro

sector inalcanzable,

sin tiempo cada día

corriendo en mi memoria.

*

Jugando con lo oculto

desmorona,

la pila de hojarasca

arrinconada.

*

En el reflejo

de las lágrimas guardadas,

me muestra contra luz

todos los miedos,

innecesario manifiesta así mi huésped

el sincretismo malogrado taciturno.