Equivocado


Desde la explanada

usted podrá decir:

“Equivocado,

usted se ha equivocado.”

*

Desde el pozo profundo y embarrado

se alcanza a ver un corazón humano,

frágil y ordinario latiendo

a intervalos esquivos del sutil espacio.

*

Si la muerte es el conjunto de errores

de malas decisiones y conductas nocivas,

¿Cómo puede ser que allí postrado entre la hojarasca

el retumbar de su pasión ensordece las reglas de la moral?

*

¿Cómo se existe si el exacerbado faltante

es motivo de cese en la natura?

Si hay grito en la sangre

no lo creo equivocado,

son muchos los errores del pasado

para decir que tu espacio

no es el correcto,

y si el que amo.

Aquí, de a ratos.


Aquí,

entreverado en la corriente

del flujo matutino, frío,

me viene a golpear algún recuerdo.

*

Me da donde me duele

en esos cofres vencidos que se abren,

se me escapa el recuerdo del olvido.

*

Me inunda a donde vaya

y sólo duele,

punzones afloran a mi paso

se clavan hasta el hueso.

*

¿De que me sirve

ese film recortado?

donde veo lo bello,

se nos mezcla en el hoy

esas viejas historias.

*

Otro defecto de este cuerpo

su gravedad lo tuerce hacia el pasado,

el espejo lo exhibe equivocado.

La memoria es eso,

nos muestra detrás nuestro

no obstruye el camino en el reflejo.

Un día llegaremos


Aunque la verdad nos digan

es distinta, cada cual que la mira,

no olvidemos pensantes

que la vida, tu vida,

es punto de partida

el resto valles,

azul, parajes.

*

Los difíciles días fueron creados

con la ilusión de ser destino,

nada tiene una huella

somos el paso y el camino,

las pirámides

se pueden derrumbar,

a gritos.

*

El temor escondido en el lado equivocado

necesitamos coordenadas, comprobarlo,

y cuando de todos los intentos

demos el bueno, el acierto

temblaran para todos

las calles, lo seguro,

llegaremos.

 

 

Subterfugio Nº 126 (El temor de estar en lo cierto)


Me sueño equivocado

y el sabor amargo

se alarga al mediodía

se licua en la tarde.

*

Sus agujas cosen

la carne de mi lengua

me enmudece de manera

mórbida,  impetuosa.

*

Sigo de cerca la marcha métrica

como si ello fuera a darme novedades,

lo inevitable y venenoso

es ignorar si mis sentidos fallan.

*

Si acierto, muero

si erro, muero

estoy condenado

a la ambivalencia sentimental perpetua.