De a poco la vida


Ayer me di presente

y aceité la rueda que pujo,

destierro día a día vándalos vecinos

de mis regiones aborrecidas.

*

Vine al mundo hoy

no ayer ni en treinta años,

lo pruebo mecánico,

inexpugnable desalienta.

*

Rencores, envidias,

pretextos y egoísmos,

listones que cuelgan por las calles

y acarician la conciencia humana.

*

Entre el espacio y la materia

surca difícil cada idea,

cuando la ventisca despoja al hornero

todo vuelve a empezar hasta la muerte.

Anuncios

24 minutos


Cautiva la carne y tensa

yace,

lo humano se pierde,

la conciencia.

*

Los golpes y la arritmia

insistentes,

lo tenso busca desmoronarse,

el sollozo.

*

Las marcas de fuego se sitúan

repetidas,

los sitios comunes se agitan

se contraen.

*

El desgaste consigue el asedio

penetra,

el río subterráneo se cuela

lo ahoga.

 

 

Subterfugio Nº39 (Subterfugio ajeno)


No me aflige tu pena

pues me mudo de a poco,

mi conciencia viajera

por la ruta se aleja.

*

Ya mis mañas guardadas

ademanes, miradas,

las sonrisas, el llanto,

se van en la mañana.

*

Y por el mediodía

todas las melodías,

las canciones y prosas

en las últimas cajas.

*

Ahora el sol que se cae

por descuido impensado,

su calor que se quita

el perfume lavado.

*

Es la noche el momento

doy dos pasos, la puerta,

penden algunas perlas

de tus ojos vacíos.

*

Sin sentido, costumbre,

yo sin miedo, la cruzo,

es enorme el vacío

que se queda contigo.