Subterfugio Nº4 (Domarla)


Es la primera vez

que la percibo,

se acercó de repente

sin motivo.

*

Intento confundirla,

equivocarla

me ha hecho callar

y ya hubo heridos.

*

Es su sombra ligera

difícil de acechar,

recorre el ácido incoloro

mi tallo, la corteza.

*

El nuevo intento, las razones

la miseria, la mugre,

los rostros, el hedor,

multitud de destierros.

*

Queda la noche todavía

cuido la lengua y ademanes,

mejor dormir, soñarlo como sueño,

no decir nada ¡Calla maldita!.

Anuncios

Desaire a Buenos Aires


La humedad

no deja nunca Buenos Aires,

somos así, tal vez

¿Enfermos crónicos en la agonía?

*

Su nostalgia que cede

al gris de las fotografías

pero viva y sin vida

sin verdes, monotonía.

*

Rellena de silencios

muchedumbres se apegan,

insomnio mecánico

acalla el repicar latente.

*

Haría de esto

algo más cuerdo, sincero

una supuesta anatomía

de injertos, alienación de acero.

Subterfugio Nº 6 (Repito)


Fantasmagoría es la cierta

manía rutinante,

de explicar lo mundano

de acallar la martirial

Hécate mental, perenne.

*

Etéreas navajas congeladas

cercenan la tesis humana

que empuja el carcaje,

y es la muerte tan lenta

que demora una vida la paz.

*

Nadie mas que yo desea

un velo infestado, repulso

que aleje la luz putrefacta

y aspirar el hedor embustero

embriagar los sentidos, fulminante.

Se es menguante


Se es feliz

o menguante,

menguante que germina

con la luz hacia afuera,

la paciencia pasiva.

*

Se soporta la tierra

se soporta el entierro,

se aja el pecho sin dudas

se hace costra en la mella.

*

No es derecho

el que obliga,

el que tuerce

la vida.

*

La Justicia divina

en la Altura fustiga,

en el suelo la vida

desde el cielo se olvida.

*

El remedio a esta cría

prorrogar cercanías,

avivar el silencio

dar por muerto al recuerdo.

*

Ser semilla

aún viejo,

despojarse en lo fértil

ser de nuevo comienzo.

Qué cada quién diga su “¿Qué?”.


Que te enferme lo injusto
y se quiebre tu dogma
que el dolor lo perfore
hasta verte desnudo.

*

Que la rima me aguarde
y la prosa me ayude
que el urdir del vocablo
borre tus pretensiones.

*

Que se quemen las naves
y haga fútil regreso
que muera tu pensamiento
haga hueso en la arena.

*

Que “Galeanos” colónos
y arcabuces sofoquen
que las costas del hambre
caigan ante su antojo.

*

Que de que si lo intento
y si falla el disparo
que de si te equivocas
grito fuerte al espacio.

Subterfugio impensado Nº 32 ( A Emma Villazón)


Te conocí un tal martes
de mañana vacía,
así sin antes
sin motivo ni albricia.

*

Por derruir lo escrito
como anonimia mater
di con vestigio finito
extraña forma de atraer.

*

Me figuré un tormento
por la virtual grafía,
y me metí en un cuento
de vecinas heridas.

*

Me encontré conocido
por la forma y el ritmo
el desorden torcido
pero cierta armonía.

*

Y me llegó de golpe
lo final que es noticia
sin justicia ni tiempo
solo queda tu cuerpo.

*

Pero algo equívoco
reflexionando un poco,
quedan varios escritos
muchas las plumas nuevas.

*

¿Alguno atreverá
por los cristales curvos
agudizar la vista
que te mostró este mundo?

Muerte


¡Quien dice que este paso es vida

la muerte matará dos veces!,

los vivos la mencionan, ¡tantos!

y vagan tras lo vano que persiguen.

*

Yo muerto les advierto algo

tan fétido, ya frío, despojado

la muerte es ver morir los sueños

soñar es ser utópico, soñar contigo.

*

Que viva pues aquél que siente

que sufra hasta nacer el hombre,

valiente inmemorial alcance

redima su pesar a cambio

de ver vivir los suyos,

de ver brotar sus sueños

de ser lo etéreo eterno

de ser la muerte vida sacrificio.