Objetos


Transforma en necesario

lo ajeno, tan lejano

reseca cualquier lengua

y desespera hasta el más calmo.

*

Que observa su diseño

mojando así sus labios

promete más de todo

al que lo obtiene y sin embargo.

*

Vacío el resultado del engaño

le pinta sobre grises otros grises

le turbia el horizonte y lo dirige

a un nuevo encuentro con lo mismo.

Anuncios

Adiós invierno


El frío que se va

es sin prisa

ya débil,

su vagar sin dolo.

*

Se drena la esperanza

última,

recuerdes de mi abrazo

abrigo.

*

Los árboles sin hojas, otros

feliz de primavera nueva

cada una de ellas, así espera.

*

Donde tú naces

en sueños y floreces

vencido duermo,

la ausencia de este otoño

la nada ahora ya lo es todo.

Dejar crecer


Cada gota de luz

cada gota de agua,

dejo que queme,

dejo que bañe

de refulgente

vital a la semilla.

*

Yo no la observo,

yo no la bebo

dejo que azote,

dejo que ahogue

de la energía

el mundo necesita.

*

Muerto fue un hombre

muerto una vida,

deja la sombra

deja cenizas.

Subterfugio Nº 99 (A la izquierda del final)


Quisiera enloquecer

con privilegios,

seleccionar cada psicosis

como adagios.

*

Ya que lo cuerdo

será ajeno a este cuerpo,

tal condenado solicito

cual beneficio, decidirlo.

*

Si es demasiado desestimen.

Quisiera un mix de todas ellas,

algo de paranoia por el drama

de bipolar también una tajada,

de enajenado pocas cucharadas

psicosomático yo le he traído,

alguna tara por la pena

no importa si es barata

cero cordura por temor al recuerdo

no misciadura.

*

Poca salud, pero no tanta

aunque morir así

de eso se trata.

Denuncia


Me obliga lo foráneo

impulsor del ánima,

algo tan dentro de mi mismo

inencontrable.

*

A denunciar lo incanzable

de la idiotez humana

que enferma todo, inevitable

rozagante de baba y mierda.

*

No abarca a los cretinos

o estúpidos que lo heredaren,

es para desplacer

al más burdo ególatra.

*

Que el fuego se expanda

hasta el último círculo

y la temperatura quiebre

hasta el más servil súcubo

de su doctrina cautivante.

Subterfugio Nº4 (Domarla)


Es la primera vez

que la percibo,

se acercó de repente

sin motivo.

*

Intento confundirla,

equivocarla

me ha hecho callar

y ya hubo heridos.

*

Es su sombra ligera

difícil de acechar,

recorre el ácido incoloro

mi tallo, la corteza.

*

El nuevo intento, las razones

la miseria, la mugre,

los rostros, el hedor,

multitud de destierros.

*

Queda la noche todavía

cuido la lengua y ademanes,

mejor dormir, soñarlo como sueño,

no decir nada ¡Calla maldita!.

Desaire a Buenos Aires


La humedad

no deja nunca Buenos Aires,

somos así, tal vez

¿Enfermos crónicos en la agonía?

*

Su nostalgia que cede

al gris de las fotografías

pero viva y sin vida

sin verdes, monotonía.

*

Rellena de silencios

muchedumbres se apegan,

insomnio mecánico

acalla el repicar latente.

*

Haría de esto

algo más cuerdo, sincero

una supuesta anatomía

de injertos, alienación de acero.