El pozo


Del cordal pende

esa línea,

se sumerge

y taciturna espera.

*

El pozo lúgubre

desde este punto

parece aterrador,

pasible de sonido.

*

En su quietud

confunde la ligera estima

y ofrece a aquel que acepta

el fruto del fondo, indescriptible.

Vida de odio


Su dolor crece

y devuelve al cúmulo de fluctuaciones

la energía alterada,

el sufrir derruye lo próximo.

*

Heridas profundas,

cubiertas de pena,

ligeramente imperceptibles

la causa, su guía.

*

El veredicto unidireccional

golpea todo lo que delante cruza,

así calma el pasado

y devuelve a la vida,

antiguos demonios olvidados.

*

Lo probable indica el final,

como aquellos que a solas

observan las últimas hojas de la historia,

el desenlace es próximo e irrefrenable.

Evolución


Sólo resta

manipular ciertas terminales,

darle fin a sensaciones,

programar lo sentimientos deseados.

*

Quizás esta tecnología

inmunice los campos profundos,

allí donde crecen, 

salvajes los sentidos.

*

Perderá lo humano cada cuerpo

y olvidará el diseño,

que tiende  a destruirse ya en su origen,

desechar lo romántico y ser invulnerables

al destello en lo equivoco del egoísmo.

Mis disculpas


Perdón por las ausencias

tal vez un par de ojos

extrañan la apariencia,

del trazo delator, corazón rojo.

*

De rojo porque sangra

por fuera algo se escapa,

y cuenta de la amarga

pregunta que me atrapa.

*

Quisiera más que muchos

guiar en las penumbras,

aquellos que perdidos

la ausencia de esperanzas

esperan reencontrar en las mañanas.

Mañanas


Escribo en voz alta,

así recuerdo que me pasa

cada día, sobre la mañana

dejo caer cada palabra.

*

Mi frente entre el vidrio

se escapa el cuadro natural,

o mejor dicho,

yo me escapo de él.

*

El ruido me persigue,

la música extinta

sufro por ella

soy culpable también.

*

Deseo inquietante

me perturba el sabor,

¿Luchar o dejarse vencer?

¿Que haré si me equivoco?

 

Vereda


Cada paso entre baldosas

pasos de almas rotas,

como veredas de mi barrio.

*

Algunas pisan o pisotean

según el día, según la tarde,

así es el día.

*

Entre una y otra la basura

se hace lugar y se acomoda,

basura ajena, basura propia.

*

Llega la noche y faltan

brutas pisadas o delicadas,

pero faltan, sólo en la noche faltan.

Escapada


Estoy en  cada sitio

flotando en pensamiento,

ausente ante mi cuerpo

evito así el regreso.

*

Denso es el aire

cuando respiras soledad,

marea, sin poder dar

se duerme la mano que brinda.

*

El lazo robusto

nos ciñe al cofre,

de nuevo el transporte

que obstruye la rienda.

*

Queriendo ser

mi propia némesis,

pierdo minutos

mientras respiro y sigo.