¿Que diría?


¿Y si se arrepintiera

aquel que tanto le molesta?

Si declarara: ¡Soy vago y me retracto!

¿Si dijera que ya nunca robaría?

Acaso usted ¿perdonaría?

*

Si ya contento usted ¿aplaudiría?

una vez reformado,

esta escoria ahora limpia,

¿De cual de sus problemas

usted se encargaría?

*

De sus cuatro hijos

el pequeño se enferma,

¿Que remedio al niño le daría?

¿O que se muera pues ya no es su problema?

*

Los ladrones son cosa del pasado

(al menos los de barrio),

ya marcados ¿Donde trabajarían?

de esta parte usted nunca se olvidaría

¿No es así gente querida?

*

¿Si se drogara alguno de ellos

y las ansias; que cuesta controlarlas,

le pidan derrumbarse?

¿En que habitación usted consolaría?

a tantos jóvenes con una vida

marcadas por pasados funestos,

historias entregadas sin reniego.

*

Me es tan fácil soltar la lengua

como a usted las ideas,

¿De que hablamos cuando largamos

el aire sin forma en dirección a todo?

¿Cuantas noches vencidas

producto del desvelo su alma conocía?

 

Anuncios

Cuando uno quiere, cuando se te antoja.


No me acostumbro al olvido,

el recuerdo como la luz

busca filtrarse por la hendija,

por cada herida y sin freno.

*

Quisiera que vuelvas

indolora por si me equivoco,

para saber que si se parece a un juego

no sufras.

*

Te deseo selectivamente

como esos platillos

donde algunas cosas sobran

y otras me quitan el sueño.

*

La verdad es la misma

luchamos contra el egoísmo,

de ser por mi aquí estarías

y mañana no se si te querría.

De que vale


La única manera es engañarse

creer que la verdad es un error,

deshazte de los perros y palomas,

y arroja los valores, los principios al abismo.

*

Traición es la herramienta

los clavos del peldaño que aseguran,

la altura merecida por su esfuerzo

y ver hacia aquí abajo los fracasos.

*

Desea lo que quieras

pues todo lo propuesto tiene nuevo dueño,

arranca la confianza y se el verdugo

quien sueña duerme y pierde sin reclamos.

*

De que vale el amor mas que un carajo

si morir es joderse por ser pobre,

disfrutan de lo ajeno los señores

aquellos que regresan del pasado 

con nuevos uniformes enmascara

la basura de antaño repetida.

Otro día en la vida.


Soportando el vacío

ya le doy forma al silencio,

en ausencia de todos

hablo conmigo mismo.

*

Extraño algo de todo eso

ya solté hasta el presente,

y cada día se que es más difícil

crecer es íntimo, decisión pura.

*

Ausente me presento

camino despojado,

todo me falta y sin embargo

lo considero justo,

este es mi lugar.

La última mariposa


Asomó por el borde y voló

desde el agujero en mi pecho,

la última de ellas abrió vuelo

hermosa mariposa y delicada.

*

El eco de las lágrimas

retumba en la sala,

como cuencos que vibran

hacen fuerte el silencio.

*

No más discusiones,

no más promesas,

solo el marco vencido

de antiguas siluetas en el espacio.

*

¿Dónde estoy en realidad?

Se que éste es mi cuerpo

pero, (definitivamente)

¿Donde reposa mi ser penitente?

Aquí, de a ratos.


Aquí,

entreverado en la corriente

del flujo matutino, frío,

me viene a golpear algún recuerdo.

*

Me da donde me duele

en esos cofres vencidos que se abren,

se me escapa el recuerdo del olvido.

*

Me inunda a donde vaya

y sólo duele,

punzones afloran a mi paso

se clavan hasta el hueso.

*

¿De que me sirve

ese film recortado?

donde veo lo bello,

se nos mezcla en el hoy

esas viejas historias.

*

Otro defecto de este cuerpo

su gravedad lo tuerce hacia el pasado,

el espejo lo exhibe equivocado.

La memoria es eso,

nos muestra detrás nuestro

no obstruye el camino en el reflejo.

De regreso a tu infierno


Fue la verdad la que arrancó de cuajo

los sucesos futuros,

mi corazón me dice: “Pasajero”

y mientras tanto sangra y se repone.

*

Fue tan viciado el aire que flotaba

que las respuestas se evitaban,

la horrible sensación de ver el alma

de aquella que decía y que ocultaba.

*

No más dedicatorias,

la muerte del lápiz que rodaba,

pintaba sentimientos sobre trozos

de blanco y desdeñado papel crocante en la mañana.

Y vuelves al infierno donde un día

mis manos tomaron esas manos,

quemándose y marcando mi destino

hoy decido, hoy olvido.