De la paciencia a la inmoralidad


Ésta terca

y afanosa manía,

nos mantiene

dándole raya

a la espuma que intenta

asediar arenales,

inundar nuestras playas,

seducir las vertientes,

y es en lo incongruente que propone

dar permiso

a las aguas servidas,

adornar los caminos.

*

De lo injusto

ya no existe

asombro alguno,

resguardamos la lengua,

el hierro y los dos puños,

damos cuerda al reloj del justo tiempo,

y pronunciamos versos

que distraigan los juicios de Alecto,

mas solo queda

el final, el resultado y el comienzo.

Anuncios

Publicado por

danyvaiwithjoe

Músico, garabateador de frases...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s