Las preguntas


 

El errante aventurero se asomó a la vida de temprano, de aquellas épocas de alfajores baratos, de zapatillas embarradas, de pelotas berretas y amigos en el campito. Desde esos días empezó a olvidarse de vivir para si mismo, se metió en una puerta cuando andaba dormido, y despertó a una docena de viejos arrugados que refunfuñaban por todo.

–¡Ya era hora!– Se apuró a decir el primero. Mientras el de al lado completaba.

–¡Porqué no nos dejaste seguir durmiendo!–

–Vine acá con la esperanza de que me respondieran algunas preguntas– Comentó cabizbajo.

–¡Ja, ja, ja, ja!–Rieron más de la mitad.

–¿Algunas preguntas?–Dijeron unos diez al unísono.

–Si, algunas preguntas, cuando me puse a pensar en algo luego pensé en esto y en aquello, y en que pasaría, y también en los animales y luego en el ruido, también en las focas o en los delfines, en los árboles, en los niños de la calle, y de tanto ir de aquí para allá dí con esta puerta la abrí y…– Lo interrumpieron otra vez.

–¿Algunas preguntas? ¡Ja, ja, ja, ja!– De nuevo los diez. Entre todos ellos se asomó el más viejo y dijo:

–No los escuches, se ponen insoportables cuando se despiertan por primera vez.– Dijo con voz cálida.

–¿Primera vez?– Le asombró el comentario.

–Claro, nosotros nacimos con vos y después de 15 años de sueño profundo nos despertaste con tanto ruido.–

–¿Porqué no despertaron antes?– Dijo.

–En este lugar alejado y cálido nada puede despertarnos de nuestro sueño, si vos no hubieses abierto esa puerta no estaríamos manteniendo esta conversación.–

–¡Todo esto me asusta, yo solo quiero respuestas a algunas preguntas, no más!–Dijo asustado.

–¡Ja, ja! Mi querido amigo, mira lo que tenes en tus manos.–Dijo el viejo enano.

Miró hacia abajo, no lo había notado ¡Tenía el pomo de la puerta entre sus dedos! Dio la vuelta y corrió a la entrada, la puerta estaba entreabierta, ya del otro lado intentó cerrarla pero ¡Ya no tenía cerradura! parecía como si alguien durante la charla la reformara impidiendo cerrarla a propósito. Tiró la pieza plomiza sin reparo y volvió sobre sus pasos hasta la salida, cuando a lo lejos escuchó la voz del viejo diciendo:

–¡Querido Daniel esta puerta ya nunca se cerrará!–

Despertó y la extraña sensación a diferencia de lo que esperaba de cualquier otro sueño agitado lo llenó de paz y a su vez, curiosidad.

 

Anuncios

Publicado por

danyvaiwithjoe

Músico, garabateador de frases...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s